sábado, 4 de julio de 2015

Grecia y nosotros

Nosotros vemos a Grecia, la comprendemos y nos solidarizamos con ella porque en ella nos estamos viendo a nosotros. Sabemos lo que significa lo que está viviendo, lo difícil que es mantenerse contra viento y marea, cuando todo el inmenso aparato del poder se pone en alerta y se deja caer rugiendo sobre la víctima.

Rafael Cuevas Molina/AUNA-Costa Rica

Viendo a Grecia en sus tribulaciones, acosada, denostada y calumniada, no podemos dejar de pensar en nosotros, los del sur más al sur, es decir, en nosotros los latinoamericanos, que toda la vida hemos estado en esa situación. Ahora Grecia, un país que forma parte de ellos, es decir, los europeos, en donde incluso se encuentran sus raíces civilizatorias más antiguas y profundas, sufre lo que nosotros siempre. Y, precisamente por formar parte de ellos y no de nosotros, se evidencia lo injusto, prepotente, abusivo e irrespetuoso de sus acciones.

Se evidencia, también, la fuerza como en nosotros viven ellos. Es decir, salen a la luz los que se alegran que a Grecia, o a nosotros, nos vaya mal cuando no bajamos la testuz sumisos, y mugimos agradecidos por los pinchazos que nos da quien nos arrea.

Grecia en la tormenta

Habiendo llegado Syriza al gobierno  con un programa que es todo lo contrario a las medidas que le quiere imponer el Eurogrupo, el ultimátum no puede sino interpretarse como un serio intento de convertir al gobierno de Tsripas en  algo totalmente opuesto  para lo cual fue favorecido por la mayoría en las elecciones de enero. He aquí el motivo por el cual el gobierno ha convocado a un referéndum el próximo domingo 5 de julio.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

Hoy como desde hace  siete años, Grecia es azotada por la tormenta. Con una deuda que  alcanza el 180% del Producto Interno Bruto, está en una situación desesperada. Los rescates financieros que  le fueron otorgados en 2010 y 2011 y que suman 240 mil millones de euros, al parecer resultaron insuficientes para  poder  sacar avante al país: el programa de rescate financiero elevó la deuda externa a 320 mil millones de euros. Así las cosas,  las cifras de desempleo siguen siendo más o menos las mismas que las que  consigné en un artículo que escribí en junio de 2012: 25%  de la Población Económicamente Activa  y aproximadamente el 50% de la población juvenil. Y los programas de austeridad impuestos por la “Troika” (Banco Central Europeo-BCE, Comisión Europea y FMI) han castigado cruelmente al pueblo griego. Basta recordar las cifras de las medidas de austeridad que le han impuesto a los griegos: despido de 150 mil burócratas, disminución del salario mínimo  en un 60%, aumento del IVA de 23%  (castigo a los consumidores  y no a los que más tienen), reducción de las pensiones en un 40%, recortes presupuestarios.

Victoria para Cuba, éxito para Obama

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas y el relajamiento de las restricciones que Estados Unidos impone a sus ciudadanos para el comercio y los viajes a la isla son, en lo inmediato, triunfos incuestionables para Cuba, que logra el reconocimiento pleno de su soberanía y su derecho a la autodeterminación.

Editorial de LA JORNADA

Las banderas cubanas ondeando frente la Oficina
de Intereses de EE.UU. en La Habana
.
Cuba y Estados Unidos anunciaron ayer [1 de julio] que el próximo 20 de julio sus respectivas oficinas de intereses serán elevadas al rango de embajadas, con lo que se pondrá fin a más de medio siglo de ruptura diplomática entre ambos países. La culminación del restablecimiento de relaciones entre La Habana y Washington se produce a medio año de que Raúl Castro y Barack Obama sorprendieran al mundo al dar a conocer que durante 18 meses habían realizado conversaciones secretas para terminar con el excesivamente prolongado periodo de distanciamiento y hostilidades.

Cuba y EE.UU: De fondo, lo nacional

Puesta la historia en perspectiva, para el resto de los países de América Latina la apertura de embajadas significa un cambio de tono importante. En ese marco de mayor realismo sonarán más extemporáneas definiciones como las que este año lanzó el propio Obama cuando definió a Venezuela como una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.

En enero de 1961, EE.UU rompió
relaciones diplomáticas con Cuba
.
Martín Granovsky / Página12

Cuba se transformó en uno de los pocos temas que un limitado Barack Obama puede desplegar sin el Congreso, sin la Corte Suprema y sin los megacomités de acción política que articulan mayorías legislativas para cercarlo. Y lo está haciendo mediante el aprovechamiento de las facultades del Poder Ejecutivo. El anuncio de que el 20 habrá una embajada cubana en Washington y una embajada de los Estados Unidos en La Habana es parte de esa política de la Casa Blanca que comenzó el 17 de diciembre pasado, con el anuncio de un diálogo entre los dos países, y tuvo su punto más alto en la Cumbre de las Américas de Panamá el 11 de abril último, cuando Obama y el presidente cubano Raúl Castro compartieron el encuentro y mantuvieron una reunión bilateral.

Del desarrollo como metáfora, y la sustentabilidad como problema

El desarrollo de que en verdad se trata hoy es el de nuestra especie a lo largo de los últimos cien mil años en su doble y simultánea dimensión biológica y sociocultural. Los problemas de ese desarrollo incluyen, por supuesto, aquellos que se derivan de las condiciones creadas por ese proceso en el curso de los últimos cinco siglos – y del XX al XXI en particular –, desde el extraordinario crecimiento de nuestro número hasta la formación de una primera comunidad mundial de los humanos.

Guillermo Castro Herrera / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Cuando de una concepción se pasa a otra, el lenguaje precedente permanece, pero se usa metafóricamente. Todo el lenguaje se ha convertido en una metáfora y la historia de la semántica es también un aspecto de la historia de la cultura: el lenguaje es una cosa viva y al mismo tiempo un museo de fósiles de una vida pasada.
Antonio Gramsci, Cuadernos de la Cárcel, 2 (1930 – 1932), p. 150.
Ediciones ERA, México, 1984.

Poco se dice del desarrollo sostenible que vaya mucho más allá de la necesidad de encontrar alguna solución duradera a los graves conflictos que hoy aquejan a las relaciones de las sociedades humanas entre sí, y con su entorno natural. Y es que, en efecto, el mayor de los desafíos que encara el desarrollo sostenible sigue siendo el de encarar su imprecisión, útil quizás para transacciones políticas de corto plazo, pero que dificulta en realidad la definición de acuerdos puntuales sobre temas concretos.

Glosas emancipatorias para Nuestra América

La emancipación alberga la clausura de mil derrotas, que no se borrarán de nuestra memoria, pero estarán allí para señalarnos los errores del pasado, las malas tácticas de esas batallas perdidas, las pésimas decisiones tomadas en medio del fuego y las traiciones súbitas que entregaron nuestro destino. Queda en nosotros sopesar ese itinerario si pretendemos superar nuestra propia historia.

Maximiliano Pedranzini* / Especial para Con Nuestra América
Desde Eldorado, Misiones, Argentina

El problema de la independencia no era el cambio de formas, sino el cambio de espíritu.”
José MartíNuestra América, “La Revista Ilustrada de Nueva York”, 1º de enero de 1891. [1]

La política es la quintaesencia del ser humano o a priori debería serlo. De ella nace eso que moviliza nuestra conciencia y nos hace impermeables a la esclavitud de la inercia, anticuerpos que suturan viejas heridas que están empecinadas en reabrirse.

Heridas provocadas desde las entrañas mismas de la política. Una política que intentó arrodillar a nuestros pueblos y retorna encolerizada para someterlos en una historia de nunca acabar.

El animal político nuestroamericano debe condensar lo político con lo poético, deben hacerlo el Uno-inmanente para transformar la realidad con sensibilidad; sutil, necesaria, urgente, crucial. Una sensibilidad que cumpla la tarea de acércanos a nosotros mismos, a veces tan rebuscada. Nosotros somos parte de este pueblo y es una liturgia que no debemos olvidar.

Movilizaciones en Guatemala: un balance

¿Qué quedó de las movilizaciones en Guatemala? En lo sustancial, el país no cambió, pero sí hay un nuevo escenario político donde la población se siente más activa, más parte de esta débil democracia. Podrá existir, quizá, mayor auditoría social. Todo esto abre esperanzas a futuro, porque propicia la posibilidad de ampliar esos cambios. De todos modos, la organización popular y la izquierda están muy débiles aún.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América

“Los pueblos no son revolucionarios…, pero a veces se ponen revolucionarios”
Anónimo aparecido durante la Guerra Civil Española

Ubicando la situación

En estos últimos dos meses Guatemala vivió una situación inédita en toda su historia, que incluso no se había dado de esa manera, con tanta fuerza, en el momento más alto de su politización y avance del campo popular durante la Revolución de 1944. Luego de años de desmovilización, de letargo político, más aún: de miedo y parálisis en este ámbito, producto de una sangrienta represión en estas últimas décadas (245 mil muertos durante el conflicto armado interno) y los planes de capitalismo salvaje (neoliberalismo) que intentaron terminar con toda expresión de protesta, se rompió ese largo sueño de desinterés y apatía. La población, más allá de todas las consideraciones que puedan hacerse al respecto, despertó. Eso permitió ver el profundo malestar existente en la sociedad en su conjunto.

Costa Rica: Poderes fácticos llaman abiertamente a la polarización y confrontación social

El acuerdo entre el Frente Amplio, un sector del PAC y Patria Justa expresa la vocación del progresismo por avanzar en la construcción de acuerdos sobre la base de mínimos programáticos.

Héctor Solano Chavarría* / Especial para Con Nuestra América

Firma del Acuerdo por el Bien Común en Costa Rica.
En política, así como en la vida, toda acción genera una reacción.

No pocas veces, se ha afirmado que la clave de la acumulación de fuerzas del progresismo costarricense pasa por la articulación entre movimientos sociales y partidos políticos. Articulación, en la perspectiva incrementar los niveles de movilización y generar el tejido social necesario para los cambios que demanda la población.

Y en ese sentido, el acuerdo programático por el Bien Común suscrito en días pasados entre el Frente Amplio (FA, izquierda), un sector del oficialista Partido Acción Ciudadana y la coalición sindical latinoamericanista, Patria Justa (PJ), es expresión de ello. Y los poderes fácticos articulados en torno al modelo neoliberal lo saben. Están al acecho.

Barro Blanco y el papa Francisco

En Panamá tenemos tres presidentes que han gobernado durante la construcción de la represa hidroeléctrica de Barro Blanco: Martín Torrijos, Ricardo Martinelli y Juan C. Varela. Los tres mandatarios elegidos en 2004, 2009 y 2014, respectivamente, han colocado por encima de los intereses del país y de los pueblos ngobe y buglé, a un grupo de especuladores cuyos cabecillas están, actualmente, detenidos por peculado en Honduras.

Marco A. Gandásegui, hijo / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

En un artículo muy sabio, el padre José Fitzgerald, cura de la Iglesia católica en la Comarca Ngobe Buglé, nos recuerda que sólo en 2014 en EEUU fueron desmanteladas 72 hidroeléctricas (y, además, un total de 900 en las últimas dos décadas). Según la revista National Geographic “están recuperando los ecosistemas naturales para liberar los ríos, desarmando las hidroeléctricas después de muchos años de daños. Los peces están de nuevo migrando hace arriba donde han recuperado más de 1,100 kilómetros de ríos. No es tarde, puntualiza Fitzgerald, para tomar la decisión responsable sobre Barro Blanco, desmantelar la construcción y dejar al río correr libre.

Preservar la perspectiva singular del Papa: la ecología integral

El Papa Francisco ha realizado un enorme cambio en el discurso ecológico al pasar de la ecología ambiental a la ecología integral. Esta incluye la ecología político-social, la mental, la cultural, la educacional, la ética y la espiritualidad.

Leonardo Boff / Servicios Koinonia

Existe el peligro de que esta visión integral sea asimilada dentro del discurso ambiental habitual, no dándose cuenta de que todas las cosas, saberes e instancias están interligadas. Es decir, el calentamiento global tiene que ver con la furia industrialista, la pobreza de buena parte de la humanidad está relacionada con el modo de producción, distribución y consumo, la violencia contra la Tierra y los ecosistemas deriva del paradigma de dominación que está en la base de nuestra civilización dominante desde hace ya cuatro siglos, que el antropocentrismo es consecuencia de la comprensión ilusoria de que somos dueños de la cosas y que ellas solo tienen sentido en la medida en que sirven para nuestro disfrute.

Esa cosmología (conjunto de ideas, valores, proyectos, sueños e instituciones) lleva al Papa a decir: “nunca hemos ofendido y maltratado a nuestra casa común como en los dos últimos siglos” (nº 53).

Brasil: Las razones de Lula para quejarse

El PT, que tradicionalmente obtuvo a lo largo de décadas un índice de 30 por ciento de aprobación en la opinión pública, ahora cuenta, según los sondeos más recientes, con solamente 11 por ciento. Peor, el PSDB, principal partido de oposición, aparece con un insólito 9 por ciento.

Eric Nepomuceno / Página12

El expresidente Lula da Silva.
El de Dilma Rousseff se parece a un “gobierno de mudos”. El gobierno de Dilma llegó al fondo del pozo, el PT está abajo del fondo del pozo, el mismo Lula está en el fondo del pozo. Todos están en muy mala situación. Convencer a Dilma de que debe viajar por el país y hablar a la gente defendiendo su gestión es un sacrificio. El gobierno no sabe comunicarse con el electorado, con el pueblo. El PT cambió la discusión política por la discusión de cómo seguir ocupando los puestos que ocupa.

China, una hegemonía distinta para el sistema internacional del siglo XXI

Es válido preguntarse si avanzamos o no hacia una etapa de las relaciones internacionales caracterizadas por la transformación de China en primera potencia mundial, si esto así fuera, debemos establecer a partir de qué características se impondrá la nueva hegemonía y si ello significará un cambio paradigmático en las relaciones internacionales.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

El siglo XXI ha transcurrido en el marco de una situación de conflicto permanente y creciente. Contrario a lo que se podía suponer al concluir la guerra fría cuando se auguró el “fin de la historia” y sobre todo, a partir de los hechos posteriores al 11 de septiembre de 2001 que permitieron a Estados Unidos establecer un sistema internacional unipolar, bajo la falsa premisa de que “o están con nosotros o están con el terrorismo”. El mundo en fecha tan temprana como el año 2008 comenzó a mostrar signos de crisis que no consintieron consolidar tal unipolaridad.

En esas condiciones, la República Popular China (RPCh) emergió como una potencia actuante y relevante en el concierto global. El desarrollo de su economía, con un crecimiento sostenido de alrededor del 8% anual durante más de 10 años, la ha llevado a evolucionar hasta llegar a estar muy cerca de su establecimiento como primera potencia mundial.

“La creación de Telesur demostró que podemos tener una mirada latinoamericana propia”

En ocasión del Día del Periodista en Argentina, la Agencia​ de Noticias Prensa Armenia entrevistó al periodista uruguayo y fundador del canal TeleSur, para hablar sobre su nuevo libro “La internacional del terror mediático. Vernos con nuestros propios ojos”, en el que aborda el rol de los medios y el periodismo desde una perspectiva latinoamericana.

Agencia de Noticias Prensa Armenia

Aram Aharonian, fundador de TeleSur.
-¿Por qué elegiste como figura simbólica “la guerra” para graficar “la guerra simbólica”, “batalla ideológica” o los medios hegemónicos como “unidades militares”?

-Primero, porque esta es la misma lucha: lo que han cambiado han sido las armas. Guerra convencional, guerra de guerrillas, guerra cultural: el enemigo es el mismo, la utopía sigue siendo la misma. Lo que cambia es el escenario, los fierros. El enemigo antes -hace cuatro décadas- usaba a las fuerzas armadas para imponer un modelo político, económico y social (con muertos, desaparecidos, torturados). Hoy no necesita bayonetas ni tanques; le basta el control de los medios masivos de comunicación. Y así nos bombardean con información, publicidad, entretenimiento (series de televisión, juegos cibernéticos, por ejemplo), las 24 horas del día, con su mensaje e imagen única, en la sala o en el dormitorio de nuestras propias casas.

Hoy el campo de batalla es simbólico. Estamos en plena batalla cultural: la guerra por imponer imaginarios colectivos se da a través de medios cibernéticos, audiovisuales, gráficos. Y para pelear esas batallas por la democratización de la palabra y de la imagen, de nuestra sociedades, hay que aprender a usar estas nuevas armas, las cámaras, internet, micrófonos

Comprender cómo nos manipulan

“Un mundo feliz” nos ayuda a comprender mejor el alcance de los riesgos y peligros que se presentan ante nosotros cuando de nuevo, en todos lados, “progresos científicos y técnicos” nos enfrentan a desafíos ecológicos que hacen peligrar el futuro del planeta. Y de la especie humana.

Ignacio Ramonet / LA JORNADA

Se cumplen 80 años de la primera edición (1935) en lengua española de la gran novela rupturista Un mundo feliz (se había publicado tres años antes en inglés), del filósofo y escritor visionario Aldous Huxley.

Y ante tanta “felicidad artificial” en nuestros días, tantas manipulaciones y tantos condicionamientos contemporáneos, cabe preguntarse: ¿será útil releer hoy Un mundo feliz? ¿Es acaso necesario retomar un libro publicado hace más de 80 años, en una época tan alejada de nosotros que Internet no existía e incluso la televisión aún no había sido inventada? ¿Es esta novela algo más que una curiosidad sociológica, un best seller ordinario y efímero del que se vendieron, en el año de su publicación, en inglés, más de un millón de ejemplares?

sábado, 27 de junio de 2015

Francisco: un Papa que le queda grande a la Iglesia Católica

Las posiciones del Papa y la consecuente oposición que sufren, han evidenciado cómo el aparato de la Iglesia Católica se encuentra atascado en ideas conservadoras y retrógradas que son las que, en última instancia, le han valido la hemorragia de fieles que, o se pasan a otras confesiones, o se suman a las legiones de escépticos que crecen día con día.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

El Papa Francisco 
Con su Encíclica Laudatio Si’, el Papa Francisco posiciona a la Iglesia Católica en un tema central de  nuestro tiempo, de impostergable discusión y sobre el cual la humanidad no puede atrasar decisiones cruciales. Sin embargo, como dice el grupo Cristianos por el Tercer Mundo, hay que tener cuidado con las lecturas tergiversadoras del documento, que no han tardado en aparecer en el seno de la mismísima Iglesia, aligerando el mensaje claro y directo que la caracteriza.

En ella, se identifica con meridiana claridad cuál es la causa principal de la llamada “crisis medioambiental”: el capitalismo, la sociedad de consumo que devora todo a su paso con tal de producir ganancias que, por demás, se concentran cada vez más en menos manos.

Crisis civilizatoria y la revolución cultural a la que llama Francisco

En su carta encíclica, el Papa Francisco presenta un cuadro completo de la crisis civilizatoria que vivimos como resultado del desarrollo exacerbado del capitalismo depredador, inmediatista y tecnocrático; de las alteraciones ambientales que este ha provocado, y de las condiciones de desigualdad estructural que crea para reproducirse.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Si algo debe reconocerse al Papa Francisco en el desempeño de su misión al frente de la Iglesia Católica, es su valentía para poner sobre la mesa de discusión temas polémicos, incómodos, para el orden político, sociocultural, económico e industrial dominante.  Su reciente carta encíclica Laudato si’, en la que reflexiona ampliamente sobre las relaciones entre naturaleza, sociedad, cultura y espiritualidad en nuestros días, y en la que además formula contundentes denuncias contra los grandes poderes fácticos del mundo y cuestiona la “confianza irracional en el progreso” (p. 18), es un claro ejemplo de ello. Pero más importante aún, la publicación de este documento evidencia el compromiso que asume el líder religioso latinoamericano frente a esta compleja realidad, y legitima y fortalece las luchas que distintos movimientos y actores sociales vienen librando desde hace varias décadas.

El Papa ambientalista

La Encíclica Laudato Si, revela a Francisco como opositor a las consecuencias ambientales del capitalismo sin bridas. En efecto, humanidad y ambiente se encuentran en serio peligro como consecuencia del neoliberalismo. Y Francisco lo está denunciando.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

Añadir leyenda
Recuerdo muy bien  mi escepticismo  en marzo de 2013 cuando Jorge Mario Bergoglio,  Cardenal y Arzobispo de Buenos Aires, se transformó en Francisco, Papa de la iglesia católica. Sostuve un intercambio epistolar con mi querido colega argentino Daniel Feiernstein, uno de los grandes especialistas en el tema de genocidio, y con mi amigo y colega Rolando Alecio.  Daniel sostenía que venía  un Papa distinto a los reaccionarios Wojtila y Ratzinger. Los antecedentes de Bergoglio me inspiraban  escepticismo por no decir antipatía. Su actitud ante la dictadura argentina, me parecía obsecuente para decir lo menos. Dicho sea de paso,  la conducta de la iglesia católica argentina ante la dictadura militar fue  un aberrante colaboracionismo y  cómplicidad ante el genocidio perpetrado en Argentina. Y la conducta de Bergoglio ante los gobiernos de Kirchner y de Cristina Fernández, tampoco fue la mejor. No olvido que en el transcurso del intercambio de ideas, le dije a Daniel que deseaba equivocarme en mi escepticismo y que lo reconocería si así fuera.

El Papa Francisco y los movimientos populares

Con sus posturas y pronunciamientos referidos a las injusticias en la humanidad y su posicionamiento a favor de los más pobres, de los trabajadores y, en general, de los excluidos, el Papa Francisco, desde el inicio de su Pontificado, sorprendió gratamente a los militantes de movimientos populares de todo el mundo, por contraste con sus dos antecesores.

João Pedro Stedile  / ALAI

El Papa Francisco en el Encuentro Mundial de
Movimientos Populares, Roma, 2014.
El mismo hecho de haber elegido el nombre de Francisco, con toda la carga simbólica que tiene San Francisco de Asís, sea para el comportamiento de las personas o incluso al interior de la Iglesia, representa en sí mismo un hecho histórico y revolucionario.  Ningún otro pontífice ha tenido el coraje de honrar a Francisco de Asís.

En todos los asuntos sobre los que se ha pronunciado –la guerra en Siria, el hambre, la migración de africanos a Europa, la cuestión del desempleo, las personas sin hogar, etc.–, lo ha hecho siempre con una posición clara y firme; sin temor a señalar culpabilidades, abandonando la postura diplomática anterior, que justificaba la postura del Vaticano de estar siempre al lado de los poderosos y de organismos internacionales.