sábado, 18 de octubre de 2014

¿Están tratando de decir algo los Estados Unidos sobre Cuba?

Algo se está moviendo en los Estados Unidos respecto a Cuba, y es bueno que así sea, sobre todo pensando en la posibilidad que, después de la decepción de los estadounidenses con la administración actual, bien podríamos calarnos en el futuro con ocho años, o cuando menos cuatro, de un gobierno de los republicanos en el que las esperanzas de que las cosas cambien serían más remotas aún. 

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

El embargo decretado por los Estados Unidos a Cuba dio inicio hace exactamente 54 años este próximo domingo 19 de octubre. Las consecuencias económicas para la isla han sido monumentales: más de un billón de dólares en pérdidas, según cálculos hechos en La Habana, además de todas las consecuencias colaterales, para nada despreciables, que se derivaron para una país que, antes de la Revolución, tenía uno de los más estrechos vínculos de dependencia con los Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Reiteradamente, la Organización de Naciones Unidas  lo ha condenado, año con año, con votaciones aplastantes en las que solo se oponen los mismos Estados Unidos, su socio incondicional Israel y alguna que otra isla del Pacífico no mayor a los 50 kilómetros cuadrados.

70 Aniversario de la Revolución Guatemalteca de 1944

Este 20 de octubre se conmemora el 70 aniversario del triunfo de la Revolución Guatemalteca de 1944, que abrió un periodo de transformaciones democráticas y de reformas sociales en este país centroamericano bajo los gobiernos de Juan José Arévalo y Jacobo Arbenz.

Dr. Sergio Guerra Vilaboy* / Especial para Con Nuestra América[1]

Guatemala: a revolución del 20 de octubre de 1944.
Ese proceso de cambios radicales, sin precedentes en la tierra del quetzal, se produjo en el contexto creado por el fin de la Segunda Guerra Mundial y la bancarrota del fascismo a escala internacional , que estimuló la rebeldía popular en América Latina y provocó la caída sucesiva de dictaduras y regímenes tiránicos avalados con largos años de represión y terror. Con intensas jornadas revolucionarias y populares se puso de manifiesto el significativo crecimiento de las organizaciones de izquierda, de las fuerzas obreras y del movimiento democrático.

Cuba, la soledad del imperio y algunas miserias latinoamericanas

El imperio lleva más de cinco décadas tratando de aislar a Cuba de las relaciones económicas, políticas, sociales y culturales con otros países. Hoy puede afirmarse que Washington ha fracasado, y se ha  quedado solo en su afán de aislar a la Isla; actualmente Cuba tiene relaciones diplomáticas con 190 países, órdenes e instituciones (184 miembros de ONU y 6 no).

Ángel Bravo / Especial para Con Nuestra América

En su propósito de rendir al pueblo cubano el imperio ha llevado a cabo secuestros y piraterías de aeronaves, bombardeos, abastecimiento de armas y explosivos, invasión mercenaria (la de Bahía de Cochinos en 1961), guerra biológica (introducción de virus para arruinar las cosechas, crear la fiebre porcina, la epidemia del dengue, la conjuntivitis hemorrágica, etc.) y una guerra económica (como el bloqueo económico, comercial y financiero, el más largo en la historia de la humanidad, tratando de ocasionar hambre, enfermedades y desesperación en el pueblo cubano). En este intento el imperio también ha fracasado.

Ayotzinapa, México desgarrado

México es hoy un país desgarrado por la combinación perversa del neoliberalismo y el narcotráfico. Éste penetra a todos los niveles del Estado. A diferencia de las peores dictaduras latinoamericanas, el autoritarismo neoliberal ya está apoyándose en el narcotráfico para la represión de los movimientos sociales que surgen por sus injusticias.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

"Manos limpias", de Fisgón
(tomado de La Jornada).
A lo largo de una buena parte de mi vida, viví al lado de millones de guatemaltecos bajo la bota de la dictadura militar más feroz de América latina. Como sobreviviente de la represión  militar guatemalteca, me tocó presenciar los hechos más oprobiosos que se hayan dado en la región. Ejemplos de ello son el  incendio de la embajada de España el 31 de enero de 1980 -en cuyo proceso judicial he podido comparecer como perito en días pasados- ; el secuestro  y desaparición de 27 dirigentes sindicales de la Central Nacional de Trabajadores (CNT) el 21 de junio de 1980 en pleno centro de la capital y el secuestro y desaparición  de 17 dirigentes sindicales y estudiantiles el 24 de agosto de 1980 en la finca  Emaús Medio Monte. Y a todo lo anterior  cabe agregar las 600 masacres que entre 1981 y 1984 se observaron en las áreas rurales. Y los aproximadamente 400 estudiantes, académicos y trabajadores universitarios que fueron asesinados o desaparecidos  a fines de los setenta y primeros años  de los ochenta del siglo XX.

¿Una nueva guerra fría?

La suposición de que estaríamos volviendo a una nueva guerra fría y con ella a una novedosa bipolaridad Rusia-Estados Unidos, choca con la realidad de los últimos años que ubica a China como un poder emergente que es imposible obviar, toda vez que se ha ido transformando en el verdadero actor internacional que está retando la hegemonía actual.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Hace unos días, exactamente el 2 de octubre pasado, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que el gobierno del presidente Barack Obama obligó a los países de la Unión Europea (UE) a imponer sanciones contra Rusia, con el objetivo de contrarrestar la activa diplomacia de ese país en el  conflicto interno de Ucrania. Con el mayor desparpajo, Biden admitió que los países europeos "no lo querían hacer” pero que esa decisión cuestionaría el  liderazgo de Estados Unidos, por lo que “el Presidente insistió”.  De acuerdo a medios internacionales, en el Foro John Kennedy, en la Universidad de Harvard, el vicepresidente explicó que Obama se había visto obligado “…a poner a Europa en una situación embarazosa para que asumiera el daño económico y obligara a pagar a Rusia".

Las desigualdades, un tema global en el siglo XXI

Una política más amplia destinada a enfrentar las desigualdades en los diferentes aspectos de la vida social, más allá de los ingresos, requiere de iniciativas complejas y permanentes, tanto del Estado como de la sociedad toda. Ello  reforzaría los logros obtenidos en el último cuarto de siglo, a la vez que los ampliaría a diversos otros aspectos de la realidad social.

Manuel Barrera Romero / Especial para Con Nuestra América
Desde Santiago de Chile

Las desigualdades son, actualmente, un tema de preocupación global. Las desigualdades social/económicas en las sociedades nacionales modernas son una realidad que se expresa  en numerosos y variados aspectos de la vida social. La comprobación  de que ellas están aumentando, en especial en materia de ingresos, tanto en los países desarrollados como en los más pobres ha llamado la atención tanto de cientistas sociales, como de políticos y de la opinión pública. Ello sucede en países que tienen diferentes sistemas políticos y económicos, como en Asia (China, India y otros), Europa, USA, África y América Latina.

Elecciones en Uruguay: otro escenario de la contienda regional

De confirmarse el pronóstico de las encuestas, un triunfo de Vázquez –en primera o segunda vuelta- consolidaría a la centroizquierda en el poder revalidando la condición del Frente Amplio de partido mayoritario, y reafirmando, por lo demás, la reconfiguración del sistema político uruguayo que ha dejado atrás el bipartidismo tradicional de blancos y colorados.

Agustín Lewit / NODAL

Tabaré Vázquez, candidato del Frente Amplio.
Al margen de las distintas coyunturas locales, la atención de la región se posa por estos días en la campaña presidencial brasileña. Sin embargo, no sólo Brasil está en tiempo de definiciones políticas. Uruguay –al igual que Bolivia- también se encuentra en pleno proceso eleccionario y allí también, además de los propios uruguayos, la región latinoamericana en general y los países del Cono Sur en particular parecen jugarse cosas importantes.

Si bien son ocho los candidatos que aspiran a la presidencia charrúa el 26 de octubre próximo, la tensión se concentra entre el candidato oficialista, Tabaré Vázquez, que busca retornar a la presidencia tras su período 2004-2009, y el aspirante por el Partido Nacional –junto con el Partido Colorado, las dos fuerzas tradicionales del sistema político uruguayo- Luis Alberto Lacalle Pou.

Bolivia: Las razones del triunfo

Con Evo se desencadena una verdadera revolución política y social cuyo signo más sobresaliente es la instauración, por primera vez en la historia boliviana, de un gobierno de los movimientos sociales.

Atilio Borón / Página12

El triunfo de Evo Morales es también
la victoria de los movimientos sociales.
La aplastante victoria de Evo Morales tiene una explicación muy sencilla: ganó porque su gobierno ha sido, sin duda alguna, el mejor de la convulsionada historia de Bolivia.  “Mejor” quiere decir, por supuesto, que hizo realidad la gran promesa, tantas veces incumplida, de toda democracia: garantizar el bienestar material y espiritual de las grandes mayorías nacionales, de esa heterogénea masa plebeya oprimida, explotada y humillada por siglos.  No se exagera un ápice si se dice que Evo es el parteaguas de la historia boliviana: hay una Bolivia antes de su gobierno y otra, distinta y mejor, a partir de su llegada al Palacio Quemado. Esta nueva Bolivia, cristalizada en el Estado Plurinacional, enterró definitivamente a la otra: colonial, racista, elitista que nada ni nadie podrá resucitar.

Brasil: ¡Dilma! (o Aécio…)

Cuesta imaginar que millones de ciudadanos que con el PT salieron de la indigencia y la pobreza extrema, y con indiscutibles realizaciones en asuntos de nutrición, salud, vivienda, educación, decidan ahora votar por Aécio Neves, enemigo declarado de tales logros.

José Steinsleger / LA JORNADA

Dila Rousseff y Aécio Neves disputarán la presidencia
de Brasil en segunda ronda de votaciones.
Hay elecciones presidenciales en las que las encuestas y expertos aciertan por gravitación natural, y otras en las que el diablo descoloca a todo mundo. Como en Brasil, en el periodo que fue del avionazo en que perdió la vida Eduardo Campos (candidato del Partido Socialista Brasileño, PSB, 13 de agosto) a los comicios del 5 de octubre pasado, que arrojaron los votos en favor de la presidenta Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores (PT, 42 por ciento) y Aécio Neves, del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB, 34 por ciento).

¿Qué es lo que Estados Unidos quiere de Brasil?

La gran disputa electoral en Brasil ha vuelto a poner en el tapete los intereses de Estados Unidos de América (EUA) en América del Sur. Aislado con el proyecto de la Alianza para el Pacífico, sus intereses han vuelto a aparecer más claramente con los dos candidatos opositores en Brasil: Marina Silva y Aecio Neves.

Emir Sader / ALAI

Prioridad de acuerdos bilaterales –claramente, en primer lugar, con EUA-, debilitando todos los proyectos de integración regional – del Mercosur a Celac, pasando por Unasur, en primer lugar. Es decir, cambio de la inserción internacional de Brasil que, al moverse, con el peso que ha adquirido, significaría el más grande cambio en las relaciones políticas regionales desde la elección de la serie de gobiernos antineoliberales a lo largo de la primera década del nuevo siglo.

En lo interno, un giro radical hacia políticas de mercado, con duro ajuste fiscal, que debilitaría el rol del Estado. Arminio Fraga, el comandante económico de Aecio Neves dijo cosas muy significativas, que estuvieron de moda cuando participaba del gobierno de Cardoso: que el salario mínimo es muy alto (sic) en Brasil, frenando con ello la recuperación del crecimiento de la economía. Que un cierto nivel de desempleo es saludable (sic), claramente para debilitar la capacidad de negociación de los trabajadores. Que los bancos públicos han crecido demasiado, etc. etc. Todas melodías para los oídos de los economistas, instituciones y gobiernos ortodoxos, en primer lugar, los EUA.

Las naciones y su identidad

Una identidad nacional es, ante todo, un fenómeno espiritual, emocional. Por eso este tema vuelve una y otra vez al escenario mundial, al impulso de las luchas y esfuerzos nacionales en busca de emancipación. En estos mismos días, eso ha quedado demostrado con el referéndum escocés para separarse del Reino Unido o mantenerse en él.

Jorge Núñez Sánchez / El Telégrafo (Ecuador)

Eso ha venido a recordarnos que las naciones modernas surgieron precisamente de la descomposición de los viejos y grandes imperios monárquicos, que incluían en su seno a varias naciones o nacionalidades reunidas por la fuerza, aunque bajo la égida de una de ellas.

Si tomamos como ejemplo al Imperio español, podremos ver que originalmente abarcó a europeos de varias nacionalidades (castellanos, andaluces, vascos, catalanes, gallegos, flamencos, valones, italianos, alemanes). Y que más tarde, gracias a su acción colonialista, llegó a contener en su seno a americanos de variada cultura (quichuas, guaraníes, araucanos, chibchas, mexicas, mayas, quichés, apaches, siouxes, cheyenes, navajos, tarahumaras y muchos otros), a varios pueblos asiáticos (filipinos y chamorros) y a diversos pueblos africanos (marroquíes, saharianos, guanches, ecuatoguineanos y otros).

Elecciones y nueva izquierda

Los gobiernos de la Nueva Izquierda siempre corren el riesgo de terminar su ciclo histórico por la vía electoral. Y si bien en Bolivia el proceso está asegurado con Evo Morales, en Brasil las futuras elecciones crean un margen de incertidumbre.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / El Telégrafo (Ecuador)

Largo tiempo predominó entre las izquierdas latinoamericanas el cuestionamiento al sistema electoral, considerado un instrumento de la “burguesía”. Aunque algunos partidos de izquierda se decidieron por aprovechar de las elecciones, sus resultados políticos fueron raquíticos. Eso parecía dar razón a aquellas otras izquierdas que confiaban exclusivamente en la lucha armada o la insubordinación popular general. 

El triunfo de Salvador Allende en Chile (1970) demostró que era viable la lucha electoral. El triunfo de la Revolución Sandinista (1979) también demostró que la lucha armada era otra vía, pero bajo las condiciones excepcionales de la Nicaragua de la época. La instauración de los Estados-terroristas, con dictaduras militares anticomunistas en el Cono Sur, la pérdida electoral del sandinismo en 1990, y finalmente el derrumbe del socialismo en el mundo, así como el triunfo de la era de la globalización capitalista, necesariamente tenían que producir un cambio en las visiones y prácticas de las izquierdas. No siempre ocurrió así, pues hasta hoy existen izquierdas que suponen que su propia radicalidad es la auténtica y revolucionaria.

“El Foro Social Mundial le pertenece al movimiento altermundialista en su conjunto”

La primavera árabe vive una cierta frustración y retroceso. Con esta perspectiva la próxima edición del Foro Social Mundial (FSM) que se realizará nuevamente en la capital de Túnez entre el 24 y el 28 de marzo del 2015 redobla su importancia.

Mimoun Rahmani, activista del FSM.
Sergio Ferrari* / Para Con Nuestra América
Desde Ginebra, Suiza

“Es necesario aumentar el nivel de conciencia de los ciudadanos para movilizar más en contra de las injusticias, de las desigualdades y en favor de la libertad y la dignidad de nuestros pueblos”, enfatiza el investigador económico marroquí Mimoun Rahmani, 46 años, miembro activo del Foro Social del Magreb. Rahmani es también un importante analista político y social de la región; militante de ATTAC (movimiento a favor de la aplicación de una Tasa Tobin para sancionar los capitales especulativos internacionales) y miembro del grupo de coordinación del Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo/ África (CADTM). Entrevista exclusiva.

lunes, 13 de octubre de 2014

México: El caos, el miedo y la violencia como estrategias de dominación

Nuevamente México es centro de atención por espantosos hechos de violencia; una violencia irracional que parece que, estando el cuerpo social en su conjunto en descomposición, podría provenir de muy diferentes partes.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

"Precisando los términos", de Fisgón
(Tomado de La Jornada)
El extremo norte de América Latina está envuelto en una convulsión que va dejando tras de sí una estela de damnificados y muertos: migrantes mutilados o asesinados; pandillas asociadas al crimen organizado; Estados en los que desde el más alto hasta el más humilde funcionario son susceptibles de caer en las garras de la corrupción; creciente brecha entre ricos y pobres.

Guatemala, El Salvador, Honduras y México han caído en una espiral que no parece tener fin, y que deja acontecimientos terribles como la de las muertes y desapariciones de Ayotzinapa del pasado 26 de setiembre.

Hace 20 años, la insurrección zapatista aterrorizó al Estado mexicano que pensó llegado el momento de una insurrección generalizada, en la que Guerrero, por cierto, Estado en el que se han sucedido los acontecimientos actuales, parecía ser un eslabón débil por su tradición histórica rebelde.

domingo, 12 de octubre de 2014

Costa Rica: Entre el cambio (en serio) o el cerrojo neoliberal

El neoliberalismo costarricense se niega a marcharse, a ceder sus espacios de poder y sus privilegios. Derrotado en las urnas electorales, sabe que todavía domina en los sistemas político y económico, y en el “sentido común” de una sociedad todavía temerosa de romper con sus falsas certidumbres. Esa es la batalla cultural de nuestros días.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

El presidente Solís enfrenta fuertes oposiciones para
desarrollar sus propuestas progresistas de gobierno.
Si uno de los grandes factores que generan tensiones políticas en la América Latina de nuestros días es la disputa entre proyectos posneoliberales y la “restauración conservadora” que impulsan las derechas, los grupos de poder económico y sus aliados extranjeros, el caso de Costa Rica ilustra algunos de los mecanismos mediantes los cuales esa triple entente articula estrategias para preservar su hegemonía en aquellos países donde las fuerzas neoliberales, debilitadas pero todavía con capacidad de resistencia, se aferran a sus “cerrojos” para bloquear la posibilidad de que emerjan alternativas reales de cambio.

viernes, 10 de octubre de 2014

México: La matanza de Iguala

Para la sociedad mexicana, que ha pagado con muchos sacrificios y sangre cada paso hacia la democracia, no habrá futuro mínimamente creíble si este caso se deja impune, si los arreglos politicos en las cúpulas suplantan al legítimo sentimiento de justicia que emerge entre la ciudadanía.

Adolfo Sánchez Rebolledo / LA JORNADA

La matanza de Iguala es un acto de barbarie que dista de haberse explicado. Podemos calificarlo por sus terribles consecuencias; inferir las causas más profundas que lo originan en el orden desigual e injusto que prevalece en Guerrero y señalar las notorias responsabilidades atribuibles a autoridades de todos los niveles, presas de la corrupción o amparadas por la impunidad como garantía de su dominio. Pero aún ignoramos lo más elemental: el móvil de los asesinos, el hilo que nos permitirá saber no sólo qué pasó sino por qué pasó. Precisamos conocer cómo la decisión (política) de reprimir a los estudiantes disparando contra ellos balas reales se convierte en el infierno letal de las desapariciones, ese ritual innombrable de muerte y odio que pretende negar a las víctimas incluso el derecho a serlo.

Fidel a Evo: “No tienes por qué tener miedo”

Evo lleva siete años como presidente de Bolivia, y su prioridad ha sido la atención a las necesidades y demandas postergadas por muchos años del pueblo. Las políticas sociales implementadas acabaron con décadas de políticas neoliberales. Morales ha convertido las grandes riquezas minerales y energéticas en motores para estimular la agricultura, la industria, la ciencia y las tecnologías.

Ángel Bravo / Especial para Con Nuestra América

Fidel Castro y Evo Morales.
Los últimos tres lustros han sido de cambios en América Latina; años de resistencias, luchas y victorias. El paraíso prometido en los ‘80 por el neoliberalismo lo que logró fue el saqueo de nuestras riquezas por las transnacionales y el empobrecimiento de nuestras naciones. Las crisis y las luchas de los pueblos en este tiempo gestaron nuevos liderazgos y nuevos proyectos. Grandes sectores populares habían decidido ponerse de pie.

Bolivia: modernidad, revolución, pragmatismo

Los comicios presidenciales tendrán lugar el 12 de octubre, día en que Estado Plurinacional de Bolivia consagra desde 2010 a la “descolonización”, marcando el sentido de una revolución que en nueve años de luchas democráticas resistió con inteligencia y tenacidad a los poderes oligárquicos.

José Steinsleger / LA JORNADA

Cierre de campaña de Evo Morales en El Alto.
El triunfo de Dilma Rousseff en la primera vuelta de los comicios presidenciales de Brasil, la cantada victoria de Evo Morales el domingo próximo en Bolivia, y la previsible convalidación del Frente Amplio en Uruguay a finales de mes representan, desde ya, una seria advertencia a las derechas que alucinan la vuelta sin escala al modelo neoliberal, y las izquierdas que descreen de la madurez política alcanzada por los pueblos de América del Sur.

Ni la crisis económica mundial, ni la “desaceleración” de las economías de la subregión, ni las programadas y deliberadas campañas desinformativas de los medios de comunicación hegemónicos, ni la supuesta “fatiga” frente a gobiernos prolongados, ni el “hastío” que supuestamente cuestionaría la permanencia de líderes “muy visibles y presentes”, parecen refutar las premonitorias palabras que el Che dedicó a Salvador Allende en su libro Guerra de guerrillas (1961): “A S.A., que por otros medios busca lo mismo”.