sábado, 21 de febrero de 2015

Unión Europea, Estados Unidos y la pugna por mantener la hegemonía mundial

En Grecia es el modelo económico lo que está en juego; en Ucrania el geoestratégico. Se trata de salvaguardar y expandir el modelo de libre mercado en su expresión neoliberal, bregando contra sus principales amenazas: un eventual modelo alternativo que tome en cuenta la situación e intereses de los sectores mayoritarios de la población en Grecia, y una Rusia rica en recursos naturales, eventualmente aliada de China, en su frontera oriental.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Las negociaciones que llevan a cabo Grecia y la Unión Europea y sus instituciones económicas en torno a la deuda griega, tienen un nivel de enfrentamiento y crudeza similar al que los organismos financieros internacionales y las grandes potencias han exhibido toda la vida con América Latina. En ese sentido, los latinoamericanos tenemos mucho que enseñarles a los griegos.

Son inflexibles y autoritarios, y no vacilan en amenazar con garrotazos de todo tipo al atrevido que se salga del redil. Con Grecia está siendo especialmente duros porque saben que, de lo que resulte de las actuales negociaciones, pueden derivarse procesos similares en otras partes de Europa. No quieren que se abra la más mínima fisura que dé paso a lo que puede transformarse en un torrente.

CELAC y el debate sobre la universidad latinoamericana

Sin entrar a la batalla de ideas en el campo de la educación, propuestas como las de la CELAC corren el riesgo de ser colonizadas, manipuladas y finalmente convertidas en mamparas para la reproducción del capitalismo académico y del neoliberalismo pedagógico.
La educación superior desde
 la perspectiva del neoliberalismo.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

Los acuerdos y declaraciones de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), celebrada en Costa Rica a finales del mes de enero, ofrecen un excelente punto de partida para adelantar y profundizar el debate sobre la educación superior y las políticas públicas en esta materia, pero ahora, en clave nuestroamericana, y no desde la perspectiva hegemónica imperante en las últimas décadas: esa que es elaborada por la tecnocracia de los organismos financieros internacionales, y que expresa la lógica perversa del cálculo de utilidad, de la rentabilidad y la productividad por encima de cualquier otro criterio.

Panamá: Nota sobre el Estado, el país y su Universidad

La Universidad no sabe hacia dónde encaminarse –y tiende espontáneamente a replegarse sobre sí misma hasta el riesgo de asfixia-, como no lo sabe la Nación, porque el Estado ha dejado de cumplir la función de representante del interés general de nuestra sociedad.

Guillermo Castro H. / Especial para Con Nuestra américa
Desde Ciudad Panamá

La discusión sobre el Gobierno de la Universidad de Panamá está íntimamente asociada a la que demanda el Gobierno del país. La dificultad para encararla en estos términos se hace aún mayor cuando los medios de comunicación informen sobre la Universidad y el Gobierno de un modo que busca exacerbar los conflictos entre personas, antes que para discutir las ideas que puedan estar en pugna, convirtiéndose así en verdaderas armas de distracción masiva.

En el caso de la Universidad de Panamá, por ejemplo, esto acentúa la percepción de que la contradicción principal radica en quién ocupa la Rectoría, cuando habría que buscarla en la pérdida de vinculación de la Universidad con el país al que debe servir de centro de producción y debate de conocimientos sobre sí mismo, y sobre sus desafíos y oportunidades en el mundo contemporáneo.

¿Qué se puede hacer con la OEA?

Para que la OEA pueda darse una función propia reconocida y aceptada es preciso podarla, reorganizarla y trasladarla a una ubicación geográfica más anfictiónica, esto es, más equilibradamente universal que la que Washington DC  -con su pesada carga semántica- puede ofrecer.

Nils Castro / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Pronto la OEA deberá elegir nuevo secretario general. Sin embargo, ni siquiera el único candidato, el canciller uruguayo Luis Almagro, anticipa el próximo futuro de la organización, pese a que más de la mitad de los países miembros le han prometido el voto. “Los únicos números que cuentan son los del día de la elección, o sea que tenemos que esperar al 18 de marzo”, declaró hace unos días. No obstante, ese es el menor de los problemas. Las incertidumbres de la pasada elección parecen olvidadas;  Almagro no tiene contrincante y goza del buen nombre que da haber sido canciller de José Mujica.

La cuestión más relevante no es quién será electo, sino cómo él prevé enrumbar los cambios que la OEA requiere, y si está preparado para reunir fuerzas y dirigir la tarea. Porque las circunstancias han cambiado mucho y repetir las anteriores actuaciones conllevaría un fiasco probablemente irreparable.

¿ Y por qué Venezuela?

Volver al neoliberalismo y a la entrega de la soberanía y las riquezas nacionales a potencias extranjeras no parece ser aceptable para la mayoría de los venezolanos, mucho menos cuando se pretende que ello se imponga a través de la fuerza.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela


El año 2014 feneció con una noticia que estremeció los pocos cimientos que aún persisten de la guerra fría. Parafraseando el título del thriller erótico hollywoodense del director chino Chen Kaige, el presidente estadounidense Barack Obama les dijo a los cubanos “te mataré suavemente”. Aunque el anuncio fue inesperado una serie de hechos previos, fueron dando pautas que hacían pensar que el momento se avecinaba. Quedó claro que ningún presidente de Estados Unidos es capaz de resistir el bombardeo mediático: sí, leyó bien, el bombardeo mediático del New York Times -vocero del poderoso capital financiero que toma las decisiones en Estados Unidos-, el cual a través de varios editoriales urgió el restablecimiento de los vínculos con Cuba.

Venezuela y el peligro izquierdista

A Venezuela le ocurre lo mismo que a todo gobierno de izquierda en América Latina desde la década de 1960. Su peligro es mayor que las denuncias sobre la guerra mediática y económica. El gobierno venezolano acaba de impedir un nuevo atentado golpista que demuestra la locura del odio antibolivariano.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / El Telégrafo (Ecuador)

Es difícil pedir reflexiones frías y análisis consistentes cuando se habla de Venezuela. Las pasiones y las opiniones reduccionistas se imponen con más frecuencia.

La imagen de los problemas económicos inmediatos impide considerar que con Hugo Chávez (1999-2013) se superó el camino neoliberal, la hegemonía partidista tradicional y la desinstitucionalización de la democracia.

Se olvida que la Revolución Bolivariana ha contado con sistemático apoyo popular, que se alteraron las bases del poder político anterior, y que por intermedio del Estado fue posible atender a sectores sociales otrora postergados, con educación, medicina, seguridad social, vivienda y mejoras laborales y sociales, todo ello destacado por informes externos, como los de la CEPAL o el PNUD.

Guatemala: El regreso de Alfonso Portillo

Portillo regresará a Guatemala  como  el ex presidente que goza mayor popularidad y por lo tanto en un año electoral gravitará significativamente en el escenario político guatemalteco. Dos de los partidos que encabezan las encuestas (Lider y Patriota) ha declarado solemnemente que no lo aceptarían en sus filas. Pero hay varios partidos que con gusto lo harían porque saben que aumentaría su potencial electoral.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

He leído en un  artículo de Juan Francisco Reyes, quien fuera  el vicepresidente de Alfonso Portillo y su leal amigo, que el ex presidente de Guatemala regresará a su patria el miércoles 25 de febrero. Terminará así el viacrucis del único mandatario que yo me acuerde (fuera de Manuel Estrada Cabrera) que ha sido encarcelado por motivos  relacionados con su gestión gubernamental. Regresará de Estados Unidos de América, lugar en el cual cumplió la última parte de su condena que en total lo tuvo en encierro cinco años y un mes. Ha pagado pues los delitos de corrupción, peculado y lavado de dinero de los que fue acusado.

La “conversión” de Monseñor Romero

Su transformación desde una posición conservadora a la denuncia del poder político, económico y militar. La fuerza de su testimonio y de su compromiso. En síntesis, su estilo de vida y la forma brutal de su muerte; el dolor no disimulado de centena de miles de salvadoreños y millones de cristianos latinoamericanos, constituyen algunas de las razones que explican la notoriedad de Monseñor Romero.

Monseñor Oscar Arnulfo Romero
Sergio Ferrari / swissinfo.ch

La primera semana de febrero el Vaticano anunció la decisión de avanzar rápidamente en la beatificación del obispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, dinamizando así un proceso interno de la iglesia iniciado en 1994.

Este anuncio fue interpretado como una señal más del Papa Francisco de cercanía hacia la Iglesia latinoamericana comprometida, de la cual Monseñor Romero es una de sus figuras emblemáticas.

La mutación de un ciclo en América Latina

El ciclo latinoamericano comenzado con la llegada al poder del comandante Chávez en 1998, marcado por el protagonismo popular, la búsqueda de nuevas vías de desarrollo y el rechazo al neoliberalismo, está entrando en la mitad de la segunda década del siglo en una mutación importante.

Federico Larsen* / NODAL

El 2015 cierra un ciclo marcado por la renovación de las dirigencias progresistas en América Latina, y abre uno nuevo donde los equilibrios políticos parecen modificarse nuevamente a requerimiento de los nuevos mercados internacionales. El recambio comenzado con la consolidación -fraudulenta o no- de la derecha en Honduras, continuó luego con las elecciones en Chile, Colombia, Brasil, Bolivia y Uruguay, y podría llegar a culminar con las próximas legislativas en Venezuela y las elecciones generales en Argentina. La tendencia parece estar marcada por cierto reflujo de las fuerzas populares y progresistas en favor de vertientes moderadas o inclusive de derecha. Un rumbo favorecido por un nuevo flujo de capitales hacia el continente y su injerencia en las nuevas relaciones de poder.

Historia ambiental y crisis civilizatoria: un acercamiento.

La dimensión ambiental distingue a la crisis civilizatoria de anteriores momentos críticos de la historia de la humanidad. Nunca como ahora los extremos emergen; nunca han coexistido tal abundancia y riqueza, con tal pobreza y desigualdad, con todas sus implicaciones materiales y simbólicas asociadas.

Urania Atenea Ungo M. / Especial para Con Nuestra América

Agradecemos el envío de este texto al Dr. Guillermo Castro Herrera

1. El todo es más que la mera suma de sus partes… 

¿Podría la Historia Ambiental contribuir de manera importante a esclarecer las vías de conocer  la crisis civilizatoria? Y en consecuencia, ¿podría  apoyar los procesos que desde la sociedad  se hacen para administrar, manejar, enfrentar  dicha crisis  con criterios  progresistas, vale decir más humanos respecto a la mayoría -menos y/o no instrumentales-  y  de respeto a la naturaleza?

El concepto de crisis civilizatoria está presente ya en el libro de Samir Amin Los desafíos de la mundialización, que en 1997 formulara, desde una perspectiva marxista, la profundidad y extensión de la crisis existente en dicho momento, la que consideró un fenómeno consistente en algo mucho más allá del sólo orden económico. [1] Antes, en la década de 1970, algunos pensadores (fundamentalmente físicos, ambientalistas, sociólogos y economistas) empezaron a expresar una preocupación que giró  sobre diversas dimensiones que hoy integran el concepto. Intelectuales de la talla de Ilya Prigogine, Immanuel Wallerstein, Slavoj Zizek,  François Houtart, François Chesnais, Karl Polanyi, Armando Bartra  y  Aníbal Quijano abordaron algunas de dichas dimensiones desde la perspectiva de la ambiental, la energética o la del propio capitalismo.

Academia y “copia y pega”: un cáncer creciente. ¿Hacia una cultura del facilismo?

El capitalismo mafioso y corrupto actual, basado en las finanzas, la especulación, la guerra y la narcoactividad como sus pilares fundamentales (¿delito?) ¿se corresponde también con una cultura mafiosa y corrupta como puede ser la del “copia y pega”?

Marcelo Colussi / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

“Si tengo un libro que piense por mí, un pastor que reemplace mi conciencia moral, un médico que se encarga de mi dieta y salud, y así, sucesivamente, no necesitaré del propio esfuerzo.” Immanuel Kant

Palabras preliminares

También podríamos titular este texto como “Se venden tesis para graduarse”, o “¡Viva la corrupción! Hacia una cultura del plagio”. Lo que queremos provocar aquí es una reflexión en torno al modelo de sociedad que estamos construyendo con las tecnologías “hedonistas” que, día a día, pareciera van entronizándose sin retorno. Copiar íntegramente un texto y colocarlo dentro de otro cuando estamos estudiando, puede ser una maravilla técnica que nos ahorra engorrosos esfuerzos. Pero, ¿qué pasa cuando eso se convierte en el delito de plagio?

Para un porcentaje creciente de personas en el mundo es ya un lugar común en su cotidianeidad el “copia y pega” (o “copy and paste”, como suele decírsele con frecuencia, evidenciando así la presencia anglosajona que rige buena parte de nuestra vida actual en cualquier punto del planeta).

España está de vuelta

El futuro de España y de la izquierda española dependen hoy de Podemos. Como el destino de Grecia y de la izquierda griega dependen de Syriza. Y, a lo mejor, los destinos de Europa y de la izquierda europea dependen también de Syriza y de Podemos.

Emir Sader / Página12

Vuelvo a España, cuando España está de vuelta. Quedan atrás los tiempos tristes de un país aplastado por las políticas de austeridad impuestas por el PSOE y profundizadas por el PP. Queda atrás la situación de un pueblo indefenso frente al consenso bipartidista que inducían al país las políticas de la Troika.

Se asiste al cambio de la indignación a la disputa por la hegemonía en un país con una larga y linda trayectoria de izquierda, pero que a la vez ha sufrido también golpes muy duros. Entre ellos, el paso de la resistencia a la adhesión de los socialistas a la OTAN. La misma resistencia del gobierno de Zapatero a la austeridad y el vergonzoso acuerdo con Obama, confesando que fue la última presión a la que cedió el Ejecutivo del PSOE.

Pueblo: en busca de un concepto

Pocas palabras hay más usadas por distintas retóricas que esta de «pueblo». Su sentido es tan fluctuante que las ciencias sociales le tienen poco aprecio prefiriendo hablar de sociedad o de clases sociales.

Leonardo Boff / Servicios Koinonia

Pero como nos enseñaba L. Wittgenstein «el significado de una palabra depende de su uso». Entre nosotros, quienes más usan positivamente la palabra «pueblo» son aquellos que se interesan por la suerte de las clases subalternas: el «pueblo».

Vamos a intentar hacer un esfuerzo teórico para dar un contenido analítico a «pueblo» a fin de que su uso sirva a aquellos que se sienten excluidos de la sociedad y quieren ser «pueblo».

sábado, 14 de febrero de 2015

Medios de comunicación: las mismas estrategias en todas partes

La globalización de las comunicaciones concentradas y transnacionalizadas otorga algunos de sus rasgos característicos a nuestra época, y ha permitido el surgimiento de grandes emporios comunicacionales que concentran poder, y que hacen uso de él en función de intereses de gobiernos y corporaciones centrales en el capitalismo contemporáneo.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Los medios de comunicación de las grandes empresas mediáticas siguen las mismas estrategias discursivas en toda América Latina. Lo hacen porque saben que, como dice Giovanni Sartori, “las noticias televisivas influyen de un modo decisivo en las prioridades atribuidas por las personas a los problemas nacionales y en las consideraciones según las cuales valoran a los dirigentes políticos”.

En el contexto globalizado, los países centrales no sólo manejan los medios de comunicación, muchas veces convertidos en “el mensaje”, sino también los soportes tecnológicos. Para ello, mientras se somete a los países periféricos a recetas de ajuste y desinversión, de ausencia del Estado, en los países desarrollados se invierten grandes porcentajes de los productos brutos nacionales en educación de recursos humanos y desarrollo de ciencia y tecnología.

Proyectos de muerte o megaproyectos: su causa principal

En la feroz búsqueda de nuevas maneras de generar ganancias, el capitalismo pasó de la expansión de la producción a lo que Harvey ha llamado “la acumulación por desposesión”.  Ésta implica el despojo de territorios para implantar los proyectos de muerte o megaproyectos.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

En los últimos años, vastas regiones de América Latina y de la periferia capitalista se han visto desolados por los llamados proyectos de muerte o megaproyectos. La minería a cielo abierto, las hidroeléctricas a ésta asociadas, las vastos proyectos carreteros, portuarios o aeroportuarios, la construcción de nuevos medios de transporte como los trenes ligeros,  los nuevos cultivos de gran rentabilidad y en particular los agrocombustibles, oleoductos, proyectos turísticos depredadores, remodelaciones urbanas, centros de esparcimiento para las clases privilegiadas como los clubes de golf etc., se han convertido en un espacio privilegiado de la inversión de capital. Y estas inversiones de capital se ha visto acompañadas de despojos territoriales, desplazamientos poblacionales,  envenenamiento ambiental y violencia.  En México, para poner un ejemplo, el 27% del territorio nacional (el equivalente al territorio total de España) ya ha sido concesionado a las grandes empresas transnacionales y nacionales que están ávidas  de impulsar estos grandes proyectos que dejan enormes ganancias.

Por unanimidad

"Mártir por unanimidad y sin votos contrarios”, así se manifestaron las comisiones de teólogos y cardenales de la Congregación para las Causas de los Santos del Vaticano a favor de la beatificación de Óscar Arnulfo Romero.

Carlos Ayala Ramírez */ ADITAL

Monseñor Romero junto a su pueblo.
El postulador del proceso, Vincenzo Paglia, manifestó que se logró demostrar la tesis que proponía: "Romero fue asesinado en odio a la fe”. Y explica que la fe de Romero no era abstracta, genérica, pasiva, ni puramente confesional, sino la de quien confía plenamente en el Dios de Jesucristo y se mantiene fiel en el servicio a su pueblo. "A Romero lo asesinaron por ser un pastor surgido de una larga tradición evangélica y del magisterio de la Iglesia. Él había comprendido que esta era la Iglesia que debía encarnar, una Iglesia madre de todos, pero especialmente de los pobres”, puntualizó Paglia. Añadió que la decisión vaticana se fundó no solo en la fuerza de la documentación estudiada, sino, sobre todo, en la autenticidad espiritual de monseñor Romero, un pastor que asumió el peligro de ser asesinado por defender la vida de los pobres.

La batalla decisiva por la libertad latinoamericana

Hoy es imperativo que entendamos que todos somos Venezuela, y que la solidaridad no puede ser únicamente enunciativa, que eventualmente, y porque no quedan muchas salidas, el imperio buscará un pretexto para crear la “solución militar” al “asunto venezolano”.

Ricardo Arturo Salgado / TeleSur

Es posible que los albores del siglo XXI, con el ascenso de la revolución bolivariana, como anuncio de que llegaba la hora de los pueblos, sea el mejor momento de toda América Latina en los últimos 500 años. En el momento de más fuerza de la unipolaridad, surge un replanteamiento que ha de derrotar muchas veces al neoliberalismo y al tan cacareado “fin de la historia”.

Durante la los últimos 15 años quedó claro, más que nunca antes, la verdadera naturaleza del capitalismo, su función intrínseca de reproducirse, y obligar a los más pobres a pagar sus garrafales fallas de origen. Además, quedó claro que el socialismo no era una función errada de la historia, que era ante todo la respuesta y la esperanza de reemplazar la voraz maquinaria predatoria capitalista, y que ni era mecánico, ni determinista y no terminaba por definición; mientras exista el capitalismo y su amenaza contra la humanidad, el socialismo será una alternativa.

El eurochavismo y la nueva ofensiva de EE.UU contra Venezuela

En América Latina estamos viviendo las convulsiones epilépticas del imperio estadounidense que, mientras cambia de estrategias en su relacionamiento con Cuba, trata como “enemigo” a Venezuela, sin lugar a dudas un juicio de valor exagerado dada la coyuntura histórica que vive.

Aram Aharonian / Question Digital

El gobierno venezolano rechazó (9 de febrero) categóricamente la mención a Venezuela contenida en el documento Estrategia de Seguridad Nacional para 2015, y señaló que “nada atenta más contra la paz, la democracia y la estabilidad mundial que el mito de la "excepcionalidad" estadounidense que conduce al gobierno de esa nación una y otra vez a descalificar países y emitir pronunciamientos que constituyen un acto de injerencia inaceptable en la política interna de otros estados”.

Esta mención, señala, reincide en ejercer acciones de intervención sistemática que buscan desestabilizar nuestras instituciones constitucionales y amenazan los derechos humanos en Venezuela. Con esta práctica reiterada, “no hace más que aislarse de América Latina y el Caribe, que en distintos foros ya ha rechazado su comportamiento anacrónico, signo de una Guerra Fría hace tiempo superada y da muestra de su ignorancia sobre nuestras realidades”.