sábado, 10 de diciembre de 2016

Tiempos confusos

Vivimos tiempos confusos en los que está cambiando el estado de cosas en los que hemos vivido en los últimos 15 años.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

En América Latina, la tendencia progresista y de izquierda, que influyó notablemente en el rumbo que tomaron los acontecimientos no solo nacionales sino continentales en los últimos quince años, parece haberse debilitado.

Por otro lado, emerge con fuerza una tendencia de derechas que se expresa de diferentes formas: por un lado, restaurativamente en Argentina y Brasil, es decir, proponiéndose volver a las viejas políticas neoliberales arrasando, de paso, con los logros de los gobiernos que los precedieron.

La transición en Cuba

Raúl Castro tiene 85 años, su salud es buena, pero la transición y el relevo en Cuba no ha dependido de la salud de sus líderes, como no ha dependido del fallecimiento de Fidel, toda vez que ha sido un proceso adelantado desde hace muchos años que no va a tener alteraciones, salvo las que los propios cubanos decidan.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Una tarde de comienzos de septiembre de 1986, Carlos Lage Dávila fue citado a una reunión con Fidel y Raúl Castro en el Palacio de la Revolución de La Habana, sede del gobierno de Cuba. Lage, quien es médico de profesión, había sido presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de Cuba y, en ese momento era el Primer Secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Lage, quien a la sazón contaba con 34 años acudió un tanto extrañado a la reunión, con los dos máximos dirigentes de la revolución. Tenía importantes compromisos en el marco de sus responsabilidades esa tarde, pero la instrucción fue precisa. “Deja de hacer cualquier cosa que tengas pendiente”. Fue recibido en un ambiente relajado, entre la jocosidad auténticamente cubana de Raúl y la solemnidad que imponía la presencia del comandante en Jefe. Habló el primero para informarle que a partir de ese momento iba a cesar sus compromisos en la UJC para comenzar a trabajar directamente con Fidel en las responsabilidades que él le iba a asignar. En primera instancia, debía prepararse para viajar de inmediato con él y acompañarlo en la delegación que representaría a Cuba en la VIII Cumbre del Movimiento de Países No Alineados que comenzaría en los próximos días en Harare, Zimbabue.

Fidel

Siempre he dicho que, cuando en el siglo XXV se hable de nuestras generaciones, los historiadores la calificarán como aquellas que fueron contemporáneas de Fidel, como hoy se dice de todos aquellos prohombres que lideraron y dejaron una huella indeleble en su tiempo.

Arnoldo Mora Rodríguez / Especial para Con Nuestra América

¡FIDEL  CASTRO HA MUERTO! La noticia sacudió al mundo entero; no hubo rincón de la tierra que no reaccionara ante las palabras del Presidente Raúl Castro, comunicando oficialmente a su pueblo consternado y al mundo entero  tan infausta noticia. Y no era de extrañar esta reacción planetaria, porque Fidel es parte de la historia universal; porque todo el mundo estaba enterado de su vida, de sus hazañas, de sus ideas, de su trayectoria de guerrillero y estadista revolucionario, desde hace 65 años, unos para admirarlo – los más: los  hombres y mujeres patriotas y honestos, las masas de oprimidos, los luchadores por la justicia y la dignidad humana en todos los rincones del planeta - y otros para denostarlo, unos por odio y los más por ignorancia, víctimas de una multimillonaria y sostenida campaña mediática… Pero ahí estaba FIDEL, como el Cid dando batallas, vivo durante décadas y ahora muerto físicamente, pero vivo más que nunca en el corazón de quienes creen que la vida solo tiene sentido cuando se lucha por la justicia y se inspira en el amor.

Se renueva un compromiso

El fidelismo no es solo un sentimiento del alma: es conocimiento, método y brújula, como también es versatilidad realista, creativa y obstinada para seguir avanzando entre los obstáculos, los riesgos y las oportunidades de un mundo cambiante. Es guía para la acción, y mientras sus discípulos y compañeros sigan sobre su ruta, su creador está vivo.

Nils Castro / Especial para Con Nuestra América

Reconocer la enorme obra moral, intelectual y política de Fidel es al propio tiempo asumir un proyecto encaminado a rebasar los siguientes horizontes. No es aceptar una muerte sino asumir la vigencia y desarrollar las conquistas que ese proyecto ya ha logrado, sus experiencias, sus enseñanzas y la proyección de sus ideas para vencer los próximos retos. Como dijo Juan Miguel González ‑‑el papá de Elián‑‑ lo que hoy el pueblo cubano emprende es la renovación de un compromiso. Eso también vale para los demás latinoamericanos y caribeños.

Fidel, Trump y el liderazgo político

La falta de líderes políticos inspiradores es particularmente aguda en los Estados Unidos y Europa occidental. Dejando de lado cualquier preferencia política o ideológica, cabría preguntarse dónde están los Franklin D. Roosevelt, los Winston Churchill y los Charles de Gaulle contemporáneos.
"Trump, pesadilla recargada",
de Helguera (LA JORNADA).

Roberto M. Yepe / Especial para Con Nuestra América
Desde La Habana, Cuba

El fallecimiento de Fidel Castro es un colofón dramático de uno de los rasgos más notables de la política mundial durante los últimos años: la escasez de líderes capaces de motivar y movilizar a millones de personas, extrayendo de ellas actitudes solidarias para lograr hazañas colectivas. Fue precisamente eso lo que logró Fidel con la campaña masiva que eliminó el analfabetismo en Cuba, con la fulminante victoria en Playa Girón y con la solitaria resistencia del proceso revolucionario cubano durante la década de los noventa del pasado siglo, cuando los socialismos oficiales del este europeo se desmoronaron, por solo mencionar tres ejemplos.

Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios occidentales- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.

Ignacio Ramonet / ALAI

Ignacio Ramonet y Fidel Castro.
Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama: ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión. Como muchos otros, yo viví en carne propia los azotes de ese sistema... en España y en Francia. Es lo que quiero contar.

Cuba, Francia, Estados Unidos y la cuestión de los derechos humanos

Los informes de Amnistía Internacional contradicen los discursos occidentales sobre Cuba. Los medios de comunicación, al proporcionar una información parcial, orientada y sin ninguna puesta en perspectiva de la situación cubana con el resto del mundo, en vez de informar a la opinión pública, la engañan y construyen una imagen de la isla del Caribe que no corresponde a la realidad.

Salim Lamrani / Especial para Con Nuestra América

La cuestión de los derechos humanos en Cuba siempre suscita muchas controversias en Occidente. Los medios de comunicación siempre se muestran unánimes para estigmatizar a las autoridades de La Habana, acusándolas particularmente de perpetrar violaciones masivas de los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Las clases políticas –con algunas excepciones– no se quedan a la zaga y regularmente señalan a la isla del Caribe sobre este tema. Se puede notar una constancia: la oposición cubana ocupa el espacio mediático en Europa y en Estados Unidos y, al mismo tiempo, se silencia sistemáticamente el punto de vista del Gobierno cubano sobre estos tópicos cruciales.

México, la quinta frontera imperial

En Estados Unidos de América y en México, el establishment neoliberal tiene un doble discurso sobre los indocumentados. Deplora el racismo de Trump pero aplica férreamente la contención de migrantes.  Finalmente de lo que se trata es de precarizarlos  y abaratar sus salarios aún más.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El presidente electo estadounidense  hizo de los migrantes, especialmente de los mexicanos, el principal chivo expiatorio de los males de su país. Agitando  de manera racista esta bandera, Trump usó electoralmente el descontento de los trabajadores, principalmente blancos, contra los efectos devastadores del neoliberalismo. Prometió deportar a los calculados 11 millones de indocumentados y recuperar para los estadounidenses los puestos de trabajo por ellos “usurpados” según su decir. Y los demócratas encabezados por  Hillary Clinton también usaron  electoralmente el horror que nos ha inspirado el discurso que ocasiona un déjà vu hitleriano. Se nos olvida que en materia de deportación de indocumentados, demócratas y republicanos comparten dudosos honores.  Bush Sr. deportó  en 4 años a 160 mil inmigrantes, Clinton en 8 a 860 mil, Bush Jr. en igual período expulsó a 2 millones y finalmente Obama también en 8 años deportó a 2.8 millones.

De Estados Unidos a Guatemala: ¿Quién manda? ¿Los funcionarios de gobierno o los empresarios? ¿Y la población?

Si esta democracia representativa no sirve a las grandes mayorías populares, habrá que ir buscando otras formas. Ahí está la democracia de base, la democracia real, directa, participativa, esperándonos.

Marcelo Colussi / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Poderoso caballero es Don Dinero
Francisco de Quevedo

I

En las democracias representativas, supuesta panacea universal para todos los problemas sociales de la Humanidad, se repite hasta el hartazgo que el “pueblo es el soberano”. Aunque, a juzgar por la cruda realidad, parece que es más “ano” que otra cosa.

Manda, sí…, pero solo a través de sus representantes. O sea que, inmediatamente formulada la que pareciera una fórmula mágica, viene la mediación (¿el engaño?) Para muestra, véase el Artículo 22 de la Constitución de la República Argentina (solo como ejemplo: el mecanismo se repite exactamente igual en cualquier democracia representativa): “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución”.

Los años Trump por venir

Trump ha navegado toda su vida entre la ilegitimidad y la discutible legalidad de sus negocios; como presidente se sentirá más protegido, pero estará más expuesto también. Es probable que se haya metido él solo en una trampa y que lo sepa.

Jorge Majfud / ALAI

La idea de que el futuro está hacia adelante es una construcción imaginaria, como casi todo, y procede de la acción de caminar. Pueblos más contemplativos consideraban que el tiempo fluía desde nuestras espaldas, razón por la cual sólo el pasado se puede ver, no el futuro. Por el pasado juzgamos lo que puede estar por pasar, pero con frecuencia vemos aparecer dragones, unicornios y todo tipo de seres y hechos inesperados.

Nadie puede ver el futuro como vemos el pasado, y quizás por esta razón se deba que el solo intento de predecirlo resulta antipático, sino arrogante. Pero no deja de ser un ejercicio necesario. Empecemos echando una mirada al pasado, que no siempre es del todo nítida.

Argentina a un año del cambio de gobierno

El cambio se impuso sobre postulados falsos que a poco de asumir se diluyeron y mostró su verdadero rostro al liberar las retenciones al campo y a las mineras, amén de beneficiar al sector financiero que jamás soñó con tanta bonanza.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

Ingenuo sería imaginar el indisimulado entusiasmo y orgullo que invade a la gente de Cambiemos en la celebración de su primer año de gobierno este sábado 10 de diciembre. No es para menos, una fuerza política joven, casi adolescente – aunque con viejas y renovadas ambiciones – entrenada para ejercer el poder, formada por un puñado de gerentes exitosos mezclados con “pura sangre” que arrasaron con el bipartidismo tradicional, en donde la centenaria UCR  regaló su estructura partidaria nacional a la selecta dirigencia porteña encabezada por Mauricio Macri. Aunque el cielo se derrumbara y el suelo estallara en llamas, el triunfo de los medios que los apoyaron, los grandes empresarios y la dirigencia del campo, no pueden ocultar su triunfo político.

Planeta Tierra llamando a la izquierda chilena

Nuestro desafío consiste en retomar la iniciativa que la violencia reaccionaria aplastó hace 43 años. No se trata de repetir una historia cuyo término todos conocemos. Tenemos que escribir nuestra propia historia y en la práctica corregir los errores del pasado y los de ahora.

Manuel Cabieses Donoso / Revista Sur y Sur

La ocasión política la pintan calva para la Izquierda; la están dando, es el momento de iniciar el camino de retorno a posiciones de poder. Sin embargo corremos el riesgo de que la oportunidad y las condiciones favorables se nos escurra entre los dedos. ¿De qué se trata? ¡De volver a la acción, a la propuesta y al debate de masas!

De ponernos las pilas para levantar una alternativa política, económica, social y cultural. Sin vacilaciones ni más bla, bla, bla. El camino del infierno de los trabajadores está empedrado de palabrería y demagogia. ¡Basta ya!

La Izquierda debe estar presente en la acción política con su propia identidad, que la dan sus objetivos superiores y un programa permanentemente actualizado.

Venezuela: Sin reconocimiento de la otredad, no hay diálogo posible

De la mano de las narrativas mediáticas sobre la crisis, la convivencia y el diálogo, la ciudadanía se encuentra a merced de una construcción social de la realidad y del sentido de lo que acontece en Venezuela.

Aram Aharonian / Rebelion

El primer día de diciembre, la oposición amenazó nuevamente con abandonar la mesa de diálogo con el gobierno y puso plazos perentorios a la misma, en un documento dirigido a los facilitadores de Unasur y del Vaticano: “… el proceso de búsqueda de soluciones a través del diálogo se encuentra detenido por el incumplimiento del gobierno de los acuerdos logrados en las reuniones plenarias de la Mesa de Diálogo Nacional realizadas los días 30 de octubre, 11 y 12 de noviembre”, señaló en un comunicado.

En Venezuela cada vez más se consolida una intención fatalista destinada a construir un clima negativo de desaliento, desesperanza y desmoralización que pretende, por una parte, minar la confianza en mediadores y, por la otra, socavar la credibilidad en los actores políticos que se sientan en la mesa, señala la socióloga Maryclén Stelling.

Un verano interminable

Necesitamos romper ese modelo que nos ha traído al dilema de crecer o vivir. Ya no es posible continuar con el esquema económico tradicional. Es la hora de la economía ecológica renovada: con nuevo conocimiento científico, nuevo orden internacional, nuevo ser humano y una nueva forma de medir los problemas ambientales (nueva métrica).

Fander Falconí / El Telégrafo (Ecuador)

Terminó otra cumbre de cambio climático en Marruecos (la COP 22), sin resoluciones favorables para la humanidad. Desde hace un tiempo sabemos que algo anda mal con el planeta. No solo lo dicen los científicos, la gente común ya empieza a preocuparse y a organizarse. El 30 de octubre de 2016, National Geographic lanzó al aire un filme gratuito para todo el mundo. El documental ‘Before the Flood’ (Antes del diluvio, en inglés) se difunde en español como ‘Antes que sea tarde’ (¿antes DE que sea tarde?) y se puede descargar de YouTube o de Twitter. El presentador es Leonardo DiCaprio, uno de los actores más famosos de Hollywood. A pesar de eso, la cinta no oculta el papel de gran contaminador que tiene Estados Unidos ni la existencia en ese país de una fuerte corriente política y religiosa que niega el calentamiento global (con Trump a la cabeza), o al menos niega en forma enfática la responsabilidad humana del cambio climático.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Fidel y la Revolución Cubana: “Con conciencia de siglos…”

José Martí no solo fue el autor intelectual del asalto al Cuartel Moncada en 1953, como el propio Fidel lo reconociera en su alegato “La historia me absolverá”: también fue el inspirador de la política exterior cubana y de su praxis geopolítica en el Caribe, en la América Latina continental y más allá del ámbito regional.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

La muerte de Fidel Castro provocó una sobrecogedora reacción mundial de respeto, admiración y reconocimiento a la vida y trayectoria del líder revolucionario, una de las figuras más influyentes y destacadas del siglo XX y lo que va del XXI, en América Latina y el mundo. Que estos gestos provengan, especialmente, de pueblos como el palestino, que todavía sufre criminales formas de opresión; de países como Angola y Namibia, cuya independencia y soberanía se obtuvo gracias a las audaces acciones internacionalistas de la Revolución Cubana en el combate al racismo y el apartheid surafricano;  de partidos, movimientos y organizaciones populares que resisten al capitalismo neoliberal y al imperialismo en todos los continentes; y en general, que sea esa gran humanidad que ha dicho ¡basta! y ha echado a andar –como se la identifica en la Segunda Declaración de La Habana- la que hoy se conmueve con la desaparición física de Fidel, habla de la inmensa estatura política y moral alcanzada por este hombre “de tozuda voluntad y anticuado sentido del honor”, al decir de Eduardo Galeano, y “que siempre se batió por los perdedores”[1] como Quijote de nuestro tiempo.

Fidel, los hombres como tú no mueren

La derecha caracterizó a Fidel como un dictador, en realidad fue y será un héroe nacional. A pesar de su liderazgo de talla mundial, Fidel fue siempre un hombre cercano a la gente. Alguna vez le dijo a su  gran amigo Gabo, que su máxima aspiración era “pararse en una esquina”. Nunca lo hubiera podido hacer, la historia lo convirtió  en estadista, revolucionario, gigante.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

Comencé a saber de Fidel  en enero de 1959 cuando una mañana mi padre le dijo a mi madre: “Te lo dije Edna, triunfaron”. Pero realmente supe de Fidel, cuando lo vi junto a sus compañeros de clandestinidad, arrimados a un radio de bulbos escuchando a un hombre de acento extraño que con voz aguda hablaba por horas. Era la Guatemala de 1960 y la represión Ydígorista se incrementaba. El radio lo escuchaban mi padre y sus camaradas en un volumen  bajo, para que los vecinos no supieran que en nuestra casa se escuchaba Radio Habana Cuba. Era peligrosísimo escucharla. En cambio, era común escuchar la propaganda anticomunista acerca de Cuba. Mis abuelos en Chimaltenango escuchaban una radio novela sobre las atrocidades que Fidel cometía, cuya cortinilla inicial comenzaba  con un “Conozca usted lo que sucede en la Perla de Las Antillas, convertida ahora en el infierno de El Caribe”. Y circulaban ampliamente los comics que con dibujos relataban cómo en la isla una maestra comunista les decía a los niños “pídanle a Dios que les traiga un helado”. Al no ver los niños realizados sus deseos, les decía “Ahora pídanselo a Fidel”.  Acto seguido entraban un grupo de barbudos uniformados que repartían sendos helados en el aula…

Fidel Castro, eterno héroe de los desheredados

Fidel Castro es un símbolo de orgullo, de dignidad, de resistencia y de lealtad a los principios y su prestigio ha superado las fronteras de su tierra natal para irradiar el mundo.

Salim Lamrani / Especial para Con Nuestra América
Desde Francia

Personaje controvertido en Occidente, donde es fuertemente criticado, Fidel Castro es admirado en cambio por los pueblos de América Latina y del Tercer Mundo, que lo consideran un símbolo de la resistencia a la opresión y un defensor de la aspiración de los países del Sur a la independencia, a la soberanía y a la autodeterminación. Rebelde mítico que entró en vida en el Panteón de los grandes libertadores del continente americano, el antiguo guerrillero de la Sierra Maestra ha visto su prestigio superar fronteras continentales para convertirse en el arquetipo del antiimperialismo del siglo XX y el vector de un mensaje universal de emancipación.

Fidel también le escribió a Trump

Cuando el presidente de EEUU, Barack Obama, visitó La Habana hace apenas unos pocos meses, sentía que cada uno de sus movimientos era seguido por la mirada atenta del comandante en jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro R. Al lado del líder cubano, todos los aguerridos guajiros de la isla mayor de las Antillas estaban vigilantes.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Detrás de Obama hay una historia cincuentenaria de invasiones, asaltos, agresiones económicas y humanitarias que le han costado a los cubanos vidas, bienes y felicidad. Un total de 11 presidentes norteamericanos han hecho todo lo posible por acabar con la Revolución cubana. Incluso, antes del triunfo de la Revolución, durante 60 años, EEUU sometió a la isla a una especie de protectorado al servicio de las mafias que controlan el tráfico de ‘blancas’, de ‘drogas ilícitas’ y armas de guerra (aún activas en Norte, Centro y Sur América).