sábado, 16 de noviembre de 2019

Bolivia: lo viejo y lo nuevo de una coyuntura nefasta

El cruento golpe de Estado en Bolivia ha puesto en evidencia que en América Latina perviven rasgos políticos que, por más que digamos que avanzamos hacia formas más avanzadas o “civilizadas” de relacionamiento político, poco difieren de los del siglo XIX.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

En primer lugar, por la presencia protagónica de las fuerzas policiales y militares, quienes deciden convertirse en árbitros de la vida política del país, en este caso conminando al presidente constitucional a que abandone el cargo. No hace falta enumerar aquí la larga lista de hechos similares que tachonan nuestra vida política en América Latina, hechos que permiten entender la existencia del estamento militar en nuestras sociedades como una verdadera lacra.

En segundo lugar, por el papel de gran titiritero jugado por Washington, el gran cerebro tras bambalinas, siempre presente cuando se trata de hacer a un lado a un gobierno que no cuente con su beneplácito, ya sea por razones políticas o económicas. En el caso de Bolivia, por ambas, pues se trataba de un gobierno que supo cantarle las justas a los Estados Unidos cuando fue necesario y que, al mismo tiempo, tiene recursos naturales apetecibles para las grandes transnacionales que, con un gobierno nacionalista del tipo del presidido por Evo Morales, encuentran obstáculos para acceder a ellos con la facilidad que quisieran.

El bien mayor del hombre

Hoy, nuestras gentes contribuyen al esfuerzo por culminar la transición hacia un sistema mundial que será nuevo en la medida en que llegue a ser una república moral de los pueblos, en el que el bien mayor de todos se exprese en la armonía de los humanos entre sí, y con su entorno natural.

Guillermo Castro H. / Especial para Con Nuestra América
Desde Alto Boquete, Panamá

Para Aida Migone, profesora de historia
en el Liceo Manuel de Salas,
colegio y escuela de mi generación
en Santiago de Chile, tantos años atrás

Un periodo especialmente fecundo en la vida de José Martí es el que va de enero de 1891, cuando publica el ensayo Nuestra América, y el 19 de mayo de 1895, cuando cae en combate por la liberación de Cuba del dominio colonial español. Fueron aquellos los años de creación del Partido Revolucionario Cubano y su periódico Patria. Fue entonces, también, cuando tuvo lugar la transformación de la última guerra de Independencia de Hispanoamérica en la primera de liberación nacional de nuestra América, que sentó las bases de la extraordinaria capacidad de resistencia de Cuba ante la agresión extranjera, y de su capacidad para contribuir al equilibrio del mundo.

Arde América Latina

Los acontecimientos en la región se desarrollan a ritmos vertiginosos. Pareciera que, como dijo Silvio Rodríguez, la era estuviera pariendo un corazón, pero esta vez a través de una fuerte lucha (tal vez como nunca antes en la historia) entre los pueblos que quieren avanzar hacia su liberación y aquellas fuerzas que pretenden retrotraer la historia.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Caracas, Venezuela

Ante la victoria electoral del peronismo en Argentina, se opuso la insuficiente votación del Frente Amplio en Uruguay, a la intervención de la OEA y el golpe de Estado en Bolivia se manifestó el regreso de México a América Latina, ante la regresión fascista de Brasil se alza la coalición entre Argentina y México que ya logró salvar a Evo y a García Linera del fascismo, al incremento de las medidas agresivas contra Cuba, Nicaragua y Venezuela se han levantado los pueblos de Ecuador, Chile, Haití y Honduras.

Ataque y contrataque son los signos de los tiempos actuales en América Latina y el Caribe. Estados Unidos se la juega el todo por todo en una de las dos regiones del mundo (junto a Europa) donde todavía tiene el control de las elites y pretende la subordinación de los pueblos.

Horas decisivas

Bolivia acumula 189 golpes militares desde 1825. Bien podría afirmarse que haber sido tan rica en plata y estaño, la volvieron la más pobre. Basta evocar “Las venas abiertas de América Latina” de Eduardo Galeano para tener un panorama de la vergonzosa explotación sufrida.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

Se viven horas decisivas en el cono Sur. Desde la renuncia del presidente Evo Morales tras el golpe de Estado, ampliamente denunciado y repudiado; su partida a México luego de un esfuerzo diplomático para preservar su vida y la de quienes lo acompañaban a través de una arriesgada ruta por los espacios aéreos autorizados, donde el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández y el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, tuvieron decidido protagonismo para que Evo llegara sano y salvo y pudiera tener asilo en el país azteca.

Bolivia, el golpe militar de viejo cuño

El golpe en Bolivia muestra que el imperialismo está dispuesto a usar los golpes de viejo cuño para frenar la resistencia antineoliberal en Latinoamérica. También revela las consecuencias para la izquierda de apostarle a un líder único y que el proceso progresista dependa de éste líder como carta electoral.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El derrocamiento de Evo Morales el domingo 10 de noviembre de 2019 es un hecho trágico y de repercusiones negativas en toda América latina. Celebramos el asilo de Evo en México y el que después de un viaje accidentado se encuentre sano y salvo en nuestro país. El golpe es balde de agua fría después del triunfo de la fórmula Fernández en Argentina, la liberación de Lula en Brasil y  la histórica lucha del pueblo chileno en las últimas semanas. Más allá de la consternación profunda que nos embarga,  hay que destacar que a diferencia de los golpes de estado contra Mel Zelaya (2009), Fernando Lugo (2012) y Dilma Rousseff (2016)  sustentados en argucias judiciales y acciones del poder legislativo, este golpe es un golpe parecido a los de antaño.

Bolivia, nueva crisis política

Sin duda la región latinoamericana se encuentra en los momentos actuales en una situación compleja y difícil de salir sin fricciones violentas en diversos escenarios. En Bolivia, Ecuador, Chile, Honduras, México y Haití, se presentan los más cruentos conflictos políticos y sociales de fines de 2019. Año conflictivo por la suma de tensiones que se han acumulado.

Adalberto Santana / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de México

Bolivia presenta uno de los escenarios más contrastantes dentro de los países de la región. La renuncia condicionada del presidente Evo Morales a la presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia, emerge como por una serie de campañas desestabilizadoras así como presiones internas y externas contra el gobierno de izquierda de ese país sudamericano.  El país estaba considerado económicamente, hasta 2019, como el de mayor crecimiento de la región, con más de un 4,5 % del PIB; en trece años de gobierno, el presidente Morales redujo los niveles de pobreza en más de un 30%, así como otros indicadores que mostraban que Bolivia era económicamente el país más prospero de la región  Es decir, la situación mejoró mucho para los sectores más vulnerables de la nación andina. Sin embargo, el trabajo de propaganda derechista caló más profundo en los sectores medios y altos para acumular fuerzas, e incluso en determinados sectores populares y universitarios ideologizados por la derecha, que sumaron sus contingentes para derrocar al primer presidente indígena.

Bolivia: reflexiones en el albor obscuro de un golpe, geopolítica y el mito del eterno retorno

Refieren que no hay mejor discurso improvisado que el que está profundamente preparado. La “improvisada” coordinación entre organismos internacionales, cancillerías, fuerzas policiales y armadas de Bolivia con la oposición, no hace más que reafirmar que una buena planificación como la vista en el golpe en Bolivia, se asemeja a una orquesta sinfónica dirigida por Leonard Bernstein.

Rodrigo Gomez Tortosa / Especial para Con Nuestra América
Desde Buenos Aires, Argentina

Desde hace más de una semana Evo Morales venía denunciando la planificación de un golpe de Estado en Bolivia. El día viernes funcionarios y dirigentes del MAS -partido de gobierno de Evo Morales- escribían pidiendo la ayuda de la comunidad internacional ante los episodios violentos sufridos por ellos y sus familias. La complicidad de las fuerzas de seguridad en los hechos de violencia en las calles, no era más que el preludio de lo que terminó siendo la amable e ingenua “sugerencia de renuncia” por parte de las Fuerzas Armadas a el Presidente Evo Morales. Cabe destacar que no hay ningún sistema jurídico nacional o norma internacional que otorgue semejantes atribuciones de forma democrática a estos actores.

Golpe sangriento en Bolivia y encogida de hombros del macrismo

Con hipocresía farisea este régimen oligárquico y neoliberal ha negado el golpe en Bolivia y hasta  el asilo a otros  funcionarios  del gobierno depuesto en la sede de nuestra embajada bajo el pretexto –eso anotician los periódicos en la fecha-  ¡que no hay más lugar en la residencia!

Carlos María Romero Sosa / Especial para Con Nuestra América
Desde Buenos Aires, Argentina

La derecha argentina celebra el golpe contra Evo Morales
De consolidarse el golpe de estado fascista en la República Plurinacional de Bolivia, con las características racistas de que hace gala la ultraderecha que lo impulsó y será notoriamente la beneficiaria económica del cambio de política distributiva y de bienestar, que promovió el presidente bolivariano Evo Morales y el Movimiento al Socialismo que lidera, la República Argentina debería, al menos, retirar a su embajador en La Paz. Hay un antecedente en la materia: el gobierno del doctor  Raúl Alfonsín rompió en 1986 relaciones diplomáticas con el régimen colonialista sudafricano del apartheid, después de suscribir por ley 23.221 la Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo al Crimen del Apartheid, aprobada  por la Asamblea General de la ONU el 30 de noviembre de 1973.

Chile: Piñera va perdiendo la guerra; exige paz, sin renuncia

El llamado que ha realizado el presidente a los excarabineros y exfuncionarios de la policía civil a incorporarse a la fuerza, puede interpretarse como una medida desesperada y desconfiada del gobierno, que, al no contar con el apoyo militar, refuerza a Carabineros de Chile con el objetivo de defenderse tanto de la ciudadanía como –tal vez- de las propias FFAA. Todo puede suceder. Nada hay que descartar.

Juan Carlos Gómez Leyton / Especial para Con Nuestra América
Desde Santiago de Chile

La Huelga General convocada por la mesa de UNIDAD SOCIAL ha sido exitosa, masiva y combativa. El gobierno acuso el golpe y se encuentra, para decirlo, en términos boxísticos, en las cuerdas e incluso algunos del rincón discuten la posibilidad de “tirar la toalla” para que no sea noqueado. Su total desesperación y, sobre todo, desconcierto, perdida de brújula política ha quedado demostrado con la cadena nacional de hoy, 12 de noviembre, donde nuevamente a demostrado su soledad política, a pesar de estar acompañado de dos de sus Ministros de Estado.

Chile: Cacerolas contra fusiles

Dejar que Piñera y los actuales miembros del Congreso o delegados de los partidos políticos, que han sido cómplices del latrocinio y de la explotación e inequidad del pueblo chileno, hagan cambios a la Constitución, sería traicionar la lucha por la que han muerto 42 jóvenes inocentes, más de 2500 heridos,  100 desaparecidos y miles de detenidos.

Tony López R. / Para Con Nuestra América
Desde La Habana, Cuba

Las cacerolas son las únicas armas empuñadas por hombres, mujeres y niños chilenos los que se han enfrentados a las brutales acciones represivas y los fusiles con que los militares han respondido a las protestas populares, con un alto saldo de muertos, miles de heridos, desaparecidos y detenidos, siguiendo las órdenes del autoproclamado “democrático” presidente Sebastián Piñera.

América Latina continúa bajo ataque. La nueva embestida del «Imperialismo Cultural». Venezuela en la mira (I)

A las puertas de lo que se ha dado en llamar, la IV Revolución Científico-Técnica e Industrial, o Revolución 4.0, diversos países de Nuestra América enfrentan hoy una inmoral y cruenta ofensiva, con un propósito que, sin embargo, no ha cambiado en siglos: la destrucción de todo lo que, en mayor o menor grado, pueda entorpecer las voraces pretensiones de saqueo con las que, inefablemente, son mirados estos pueblos, desde ese “Norte, revuelto y brutal, que los desprecia”.

Gloria Teresita Almaguer González* / Para Con Nuestra América
Desde La Habana, Cuba

Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia,
para plagar la América de miseria, en nombre de la libertad”.
Simón Bolívar[i]

“…Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber (…),
de impedir a tiempo con la independencia
de Cuba, que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos
y caigan,con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.
Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso”.
José Martí[ii]

“…Batalla de ideas no significa solo principios, teoría, conocimientos,
cultura, argumentos, réplica y contrarréplica, destruir mentiras y sembrar
verdades; significa hechos y realizaciones concretas”.
Fidel Castro[iii]

En las postrimerías del Siglo XX, e inicios del XXI, América Latina, reconocida por José Martí, como «Nuestra América mestiza»[iv], la que, a decir del reconocido intelectual cubano, Roberto Fernández Retamar, “…incluye no sólo pueblos de relativa filiación latina, sino también otros, como los de las Antillas de lengua inglesa u holandesa, (…) y, por supuesto, los grandes enclaves indígenas”[v], comenzó a protagonizar un importante período de renovación político-ideológica, que promovió la ocurrencia de grandes transformaciones en favor de los sectores más desposeídos de las diferentes sociedades en las que se desarrollaba el movimiento. Ciclo, que fue resultado, en gran medida, de la emergencia de líderes y gobiernos progresistas, nacionalistas, y en determinado casos, de un marcado carácter antiimperialista y revolucionario, que apuntaban hacia un nuevo mapa geopolítico de la región, en aquel momento, en construcción.

Clasismo y racismo: viejos conceptos de las elites

En un artículo anterior (https://bit.ly/32xi6h8) me referí a la mentalidad de las elites dominantes del Ecuador, que ha sido poco investigada. Hay estudios y documentos que permiten comprenderla. Voy a referirme a tres de ellos.

Juan J. Paz y Miño Cepeda / Historia y Presente Blog

El primero es el libro de Camilla Townsend “Tales of Two Cities: Race and Economic Culture in Early Republican North and South America” (2000). Se estudia la “cultura económica” de las elites de Guayaquil (Ecuador) y Baltimore (USA), entre 1820 y 1835. Las dos ciudades partían de condiciones comparables e incluso en Guayaquil había el deseo de encumbrar la manufactura, mientras en Baltimore existían posiciones contra las fábricas. Pero la gran diferencia entre ambas fue la actitud frente a los trabajadores y la población. En Guayaquil se defendía el trabajo coercitivo y los bajos salarios; en Baltimore, el trabajo libre, la educación a las masas, el interés por suprimir la informalidad y la criminalidad. En Guayaquil, la población pobre lucía como “una horda peligrosa” y la gente de negocios creía que su trabajo era creador, proyectaba un nuevo mundo, era demasiado costoso construir caminos y no eran necesarias las reformas sociales o construir escuelas. Townsend concluye que la diferente visión económica de las elites marcó el futuro de las dos ciudades: estancamiento o avance.

Nuestra América y el deseo los pueblos por sobrevivir

Las condiciones agudizadas que vivimos en Latinoamérica llaman al compromiso intelectual y social, claman por la responsabilidad de los pueblos con su propio porvenir; las calles aglutinan el deseo de una mejor sociedad, las balas y los golpes reaccionarios pretenden mantener todo como está y revertir aquello que se ha transformado.

Cristóbal León Campos / Especial para Con Nuestra América
Desde Mérida, Yucatán. México.

Siempre las condiciones extremas colocan a las personas en el lugar real que ocupan o al menos manifiestan el que desean ocupar, los hechos recientes en Nuestra América agudizan el debate sobre el devenir de nuestros pueblos, las calles llenas de dignidad ejemplifican los resabios aún arrastrados que dan origen al reclamo social, los puños en alto y las consignan son el arma de la dignidad de quienes saben muy bien lo que significa la opresión, mujeres, hombres, obreros, estudiantes, pueblos originarios, parias y proletarios, los olvidados y marginados de la historia, todas y todos, sujetos revolucionarios cuya raíz no se encuentra en las academias pudorosas ni en los clericales análisis de urgencia de quienes acostumbrados a ignorar hoy lanzan las críticas más críticas cayendo en el ridículo escenario de su ignorancia.

Capital financiero mundial: el neoliberalismo no terminó. La lucha sigue

El neoliberalismo, lamentablemente, no está derrotado, no está de salida. Los pueblos están diezmados, sin dudas; los capitales no. Aunque apoyemos fervientemente todo alzamiento popular, no podemos decir que esas políticas están derrotadas, ni en vías de serlo muy prontamente.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Un total de 737 accionistas -un 0,123%- controlan
el 80% del valor de más de 43.000 compañías multinacionales.
Narciso Pizarro

Robar un banco es delito. Pero más delito aún es fundarlo.
Bertolt Brecht

Las recientes revueltas populares en diversos países del mundo (Irak, El Líbano, Egipto, Francia, Haití, Honduras, Chile, Ecuador) podrían hacer creer que los modelos neoliberales vigentes están en crisis, están siendo derrotados. En realidad, más que estar en crisis, están produciendo estragos inconmensurables en las poblaciones, pero para quienes los implementan y se benefician de ellos, no están en ninguna crisis. Por el contrario, están sumamente saludables.

Ok, boomer

Es obvio que cada generación ha tenido que lidiar con situaciones propias del contexto histórico que le ha tocado vivir, y que estas circunstancias generan distintas visiones del mundo, pero si además añadimos la velocidad y complejidad con que cambian los códigos de comunicación en tiempos de Internet, donde los emojis, las retóricas y las imágenes están en resignificación permanente, es lógico que recrudezcan los conflictos entre distintas generaciones.

Claudia Cordero / La Estrella de Panamá

A raíz de las manifestaciones juveniles que en los últimos meses se han tomado distintas ciudades en todo el mundo, han vuelto a surgir las típicas pugnas intergeneracionales donde vuelan los reproches y las etiquetas en todas las direcciones. Los jóvenes que marchan en Europa contra la crisis ambiental planetaria, los estudiantes que iniciaron las protestas en Chile liberando la entrada del metro, los que han protagonizado las últimas manifestaciones por el #NoAaLasReformas en Panamá… en todos los casos se han generado opiniones encontradas, pero lo común han sido las comparaciones y referencias a 'millennials', 'centennials' (con menor frecuencia) o 'boomers'. Estos últimos –nacidos entre el '46 y el '64–, se han mostrado especialmente cascarrabias con respecto a la juventud que protesta, y rápidamente se han convertido en el blanco de la más reciente ola de chistes y memes en Internet.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Comunicado AUNA-Costa Rica: Ante el golpe de Estado en Bolivia

La Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA-Costa Rica), ante el curso de los últimos acontecimientos en Bolivia, y habiendo conocido el comunicado de la Cancillería costarricense al respecto, en el que omite referirse a la coacción de estamentos militares y policiales para forzar la renuncia de Evo Morales, exhorta al gobierno de Costa Rica a pronunciarse en contra del golpe de Estado perpetrado en ese país,  de las graves violaciones a los derechos humanos que se están sucediendo, y de la persecución desatada por parte de los golpistas contra los miembros del gobierno de Morales, dirigentes sociales, sindicales y, en general, a ciudadanos y ciudadanas  que no respaldan el quebrantamiento del orden constitucional.

Asimismo, exhortamos a las organizaciones sociales y políticas de Costa Rica a mantenerse vigilantes de todos estos hechos, y a manifestarse públicamente condenándolos y ofreciendo su solidaridad con quienes sufren persecución en Bolivia, en estas horas de incertidumbre y represión.

San José, Costa Rica, 11 de noviembre de 2019.

sábado, 9 de noviembre de 2019

Comunicado AUNA-Costa Rica: Solidaridad con Bolivia

Ante los últimos acontecimientos en Bolivia, la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA-Costa Rica) manifiesta su incondicional apoyo y solidaridad con el pueblo y el gobierno presidido por Evo Morales, y condena los intentos de golpe de Estado de la oposición.

Asimismo, la AUNA-Costa Rica hace un llamado al gobierno costarricense para que se pronuncie por una resolución pacífica y democrática en Bolivia.

San José, Costa Rica, 9 de noviembre de 2019 

América Latina: ¿quiénes son los golpistas?

El general mexicano Carlos Demetrio Gaytán Ochoa mostró una actitud confrontativa con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en discurso pronunciado ante sus congéneres, generando especulaciones sobre la posibilidad de un golpe de Estado. Inmediatamente después del discurso, los partidos de oposición salieron a respaldar al general y a abonar el clima de confrontación con sus propios reclamos.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

Nunca antes en la historia contemporánea de México habíamos asistido a una situación de este tipo. El descontento que dicen sentir los uniformados lo atribuyen a la captura fallida del hijo del Chapo Guzmán, pero conforme pasan los días resulta que su disconformidad abarca temas sociales y económicos sobre los que nunca antes se habían expresado públicamente.

El caso mexicano debe señalarse y relevarse porque se trata de un país que se ha caracterizado por una gran estabilidad institucional, a pesar de los crecientes problemas que ha venido enfrentando en los últimos años. Estos problemas, el de la violencia, la corrupción, la desigualdad y otros, son precisamente los que decidieron a los mexicanos a respaldar mayoritaria e indiscutiblemente a Andrés Manuel López Obrador y al partido MORENA. Hace mucho tiempo que no veíamos muestras de tanto cariño y respeto de parte de la población hacia un presidente.