domingo, 26 de enero de 2020

A Mike Pompeo no habría ni que recibirlo

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, salió de gira por América Latina con dos propósitos fundamentales: promover la candidatura de su carta incondicional en la Secretaría de la OEA, el señor Luis Almagro, y relanzar la cruel pero ineficaz política imperial de su país contra Venezuela.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Carlos Alvarado (izq.), presidente de Costa Rica,
recibió al Secretario de Estado Mike Pompeo.
Como es harto conocido, el accionar de Luis Almagro en la OEA no tiene parangón en la historia de esta organización. En un organismo creado, básicamente, para promover y defender los intereses de los Estados Unidos en la región, amparados bajo el acápite del panamericanismo, Almagro ha traspasado todos los límites del servilismo. Con un lenguaje procaz que ni en tiempos de la Guerra Fría se había escuchado, ha sido punta de lanza en la ofensiva norteamericana contra todos los gobiernos progresistas,  especialmente contra Venezuela, contra quién no ha escatimado epítetos furibundos.

Los migrantes del sur y México

México ha ofrecido refugio y trabajos temporales a los migrantes del sur, también ha ofrecido trabajo permanente a los que deseen establecerse en el país. México necesita registrar a los migrantes que llegan para, entre otras cosas,  protegerlos del crimen organizado que los secuestra, extorsiona y hasta los obliga a enrolarse en sus filas como sicarios.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El lunes 20 de enero de 2020 aproximadamente dos mil migrantes centroamericanos, principalmente varones y hondureños, intentaron atravesar la frontera entre Guatemala y México después de solicitar  un permiso para transitar este último país y llegar a la frontera con Estados Unidos. Al  atravesar  el Río Suchiate, aproximadamente 500 de ellos fueron contenidos por la Guardia Nacional la cual usó gas lacrimógeno. Aproximadamente 400  migrantes fueron detenidos y finalmente la Guardia Nacional con ayuda del Ejército, logró controlar la situación.

México y la integración latinoamericana

El nuevo periodo de dirigencia mexicana de la CELAC abre grandes expectativas para todas las partes.

Cristóbal León Campos / Especial para Con Nuestra América
Desde Mérida, Yucatán. México.

México asumió la presidencia de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en un contexto mundial por demás complejo, en las últimas semanas las tensiones políticas han conducido a acciones bélicas en el Medio Oriente, debido a la empeñada actitud imperialista de los Estados Unidos que pone al orbe en una nueva crisis, además de las ya conocidas acciones de injerencia y/o agresión a países como Venezuela, Cuba, Bolivia, Chile, Colombia, Haití, Ecuador y Brasil.

Algunas impresiones sobre la guerra aérea y sus diferentes aristas

Estoy en Nicaragua, tierra que evoca recuerdos y pasiones. El rencuentro con amigos entrañables trae a la memoria acontecimientos del pasado. Algunos se miran a la luz de los hechos actuales que llevan al pensamiento y la reflexión sobre el mundo, la política…sobre la vida misma.

Sergio Rodríguez Gelfenstein / Especial para Con Nuestra América
Desde Managua, Nicaragua

Tuve el privilegio de escalar uno de los peldaños más alto de la condición humana cuando la vida me dio la oportunidad de luchar por la libertad de un pueblo hermano, en mi caso junto al pueblo nicaragüense y el FSLN durante la guerra en contra de la oprobiosa dictadura somocista. Mi lugar en la batalla fue en el Frente Sur “Benjamín Zeledón”, ubicado en el suroccidente del país en el borde fronterizo con Costa Rica. Tuvo la característica de ser la única región del país donde se desarrolló una guerra de carácter regular en los días previos a la derrota y huida del dictador.

Cuba: cuestión de principios

Desde hace décadas el día a día arranca en el Caribe con una premisa: Cuba sigue decidida a no cambiar de sistema, no por tozudez, sino porque esta osadía ha sido y sigue siendo el motor que hace viable la existencia de la nación frente a la obsesiva hostilidad del poderoso vecino del Norte.

Rosa Miriam Elizalde / Cubadebate

Tanques pensantes en Estados Unidos e investigadores cubanos coinciden en algo: la política de más sanciones y la extensión del bloqueo no cambiará el rumbo socialista de Cuba. En el caso de la Isla, el castigo produce el exacto contrario de la debilidad. Ha sido así por más de 60 años y nada indica que cambiará, solo porque Donald Trump quiera ganar la Florida en el 2020 y contentar a la derecha cubanoamericana levantándole el puño al gobierno de Miguel Díaz-Canel.

¿Y ahora dónde se encuentra Panamá?

Solo reanudar el coraje moral y la perspectiva transformadora de nuestras gestas constructoras de nación podrá sacarnos del pantano neocolonial donde la rapacidad de unos y la acomodaticia cobardía de otros nos han vuelto a desacreditar.

Nils Castro H. / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Un mérito de los años 70 fue que no pocos clichés con que creíamos entender al mundo y a nuestros países pasaron a cuestionarse. Tras la revolución político‑cultural que en 1968 estremeció a Europa y algunos países americanos, varios pilares ideológicos que oficiaban como lugares comunes quedaron en entredicho. Entre ello el liberalismo, la democracia oligárquica, las disyuntivas entre reforma o revolución social y los modelos establecidos de socialismo, arrollados por la emersión de unas criaturas políticas y conceptuales tan vigorosas como los movimientos afroasiáticos y latinoamericanos de liberación nacional, la guerra de Argelia, la revolución cubana, la lucha del pueblo estadunidense por los derechos civiles y contra la guerra en Vietnam, entre otros.

El Canal de Panamá tiene problemas estructurales y de agua

Hay un problema estructural que es la corrupción que genera la política económica del país (rentista y especulativa) y un problema técnico que tiene que ver con el suministro de agua. Para encontrar la llave del éxito del Canal en el siglo XXI hay que solucionar ambos problemas.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) tiene un equipo de difusión y relaciones públicas que es la envidia de las otras entidades públicas del gobierno panameño. Mientras que las varias oficinas que tienen responsabilidad gubernamental en el sector turismo, por ejemplo, no logran levantar vuelo, la ACP ha logrado crear a escala global un ambiente de zozobra con su campaña referente al agua.

El mundo, especialmente el mundo marítimo, del cual todos dependemos, se pregunta cuándo se acabará el agua en la cuenca del Canal de Panamá. Desde hace años la ACP informa que se está acabando el agua en el lago Gatún, por donde navegan los barcos de hasta 150 mil toneladas de desplazamiento que cruzan el Istmo. Si no se imaginan que implica esa cifra, hagan un paseo a orillas del Canal para que los vean pasar debajo del Puente de las Américas o en algún mirador. Quedarán sorprendidos y maravillados, a la vez.

Washington amenaza y vacila frente a Venezuela

Un año después de haber lanzado la operación de alcance mundial destinada a derrocar al gobierno constitucional de Venezuela, Washington se niega a reconocer su ominoso fracaso y embiste en un último intento contra Nicolás Maduro.

Luis Bilbao / Rebelion

El resultado de imponer un “presidente encargado”, paso táctico hacia un cruento golpe de Estado, resume la función histórica de Estados Unidos en esta fase de la historia: capaz de destruir, impedir, degradar; incapaz de resolver a su favor una encrucijada política como lo es para la estrategia de dominación imperial el esfuerzo de transición en Venezuela.

Argentina: Violenta impunidad

Siempre la violencia trató de zafar, de salir impune, como impune tratan de ser los violentos en una cultura machista, donde reina la ley del más fuerte.

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Buenos Aires, Argentina

El derecho y las normas se desarrollaron para intentar igualar y garantizar la resolución de conflictos en armonía. Sin embargo, los poderosos tienen mil maneras de ejercer su fuerza y burlar las normas. Y si es a los ojos de todos, mejor. De allí la impunidad y el orgullo de ejercerla.

Lo hemos visto estos días a nivel mundial con la planificada muerte del general iraní, una bravuconada del patrón del norte de la que pretende salir airoso mientras otros cargan con sus consecuencias; seguimos viendo los desplantes violentos parecidos en la región, como también en el país. Arriba o abajo. Da lo mismo. Tanto que su práctica parece legitimarla.

Chile: ¿Hacia dónde va el proceso político actual? A 90 días de rebelión social popular y ciudadana

A 90 días del “estallido social” los actores sociales y políticos han comenzado a ordenarse en torno a la solución constitucional de la crisis abierta por la rebelión social. El problema central que hoy evidencia la coyuntura crítica es que el gobierno de Sebastián Piñera sigue gobernando, sigue tomando decisiones que influyen directamente en la vida cotidiana de la ciudadanía. Y lo hace con el apoyo de la oposición parlamentaria.

Juan Carlos Gómez Leyton / Para Con Nuestra América
Desde Santiago de Chile

I

A tres meses de la rebelión social es un hecho concreto que el gobierno de Sebastián Piñera ha logrado no superarla, pero si instalar e imponer –con diversas dificultades- una salida política institucional a la crisis abierta, el 18-O de 2019. Para, ello ha contado con la activa, eficiente y estratégica participación de la oposición política parlamentaria. Especialmente, de aquella que se manifiesta en la Cámara de Senadores. Aunque, en la Cámara de Diputados, la oposición política, menos compacta que en el Senado, también, le ha brindado los apoyos legislativos necesarios para avanzar en las iniciativas gubernamentales, especialmente, de aquellas destinadas a frenar, obstruir o criminalizar la protesta y la movilización social. Y, sobre todo, para viabilizar la salida político institucional. A pesar de los costos políticos que ella ha tenido para la derecha, por ejemplo, el quiebre interno y conflicto entre los partidos del Chile Vamos, el cual tiene como trasfondo, el ofrecimiento de parte Renovación Nacional, Evopoli y del propio presidente Piñera de ofrendar de manera sacrificial, el bien más preciado de la derecha, especialmente, para la UDI, la Constitución Política de 1980.

Chile: El presidente 6 por ciento

Sebastián Piñera ha alcanzado el récord más bajo de aceptación para un mandatario.

Carolina Vásquez Araya / www.carolinavasquezaraya.com

Cuando el nivel de aprobación de un gobernante se reduce hasta índices tan bajos como el 6 por ciento alcanzado por el presidente de Chile, Sebastián Piñera, el restante 94 por ciento debe interpretarse como un franco rechazo a su administración. Esto lo entiende cualquier lego. Sin embargo, la tozudez de este empresario -cuyo afán de aferrarse al mando denota su ambición desmedida por el poder- mantiene a ese país en un constante estado de emergencia, paralizado por las protestas en las cuales se pueden observar reiteradas violaciones de los derechos humanos cometidas contra la población con total impunidad por las fuerzas policiales.

Latinoamérica, epicentro de las luchas políticas mundiales en el siglo XXI

Latinoamérica, ahora con un listado ampliado de países, seguirá siendo el epicentro de las luchas políticas en el mundo, donde se decide la disputa central de nuestro tiempo, entre neoliberalismo y antineoliberalismo.

Emir Sader / ALAI

Después de haber protagonizado algunos de los fenómenos históricos más importantes del siglo XX, Latinoamérica ha sufrido una dura ofensiva de parte del capitalismo global en su contra en las últimas décadas del siglo pasado. La crisis de la deuda ha cerrado el - hasta aquel momento - más largo ciclo de crecimiento de nuestras economías, iniciado en los años 1930. Dictaduras militares en algunos de los países políticamente más importantes del continente – Brasil, Uruguay, Chile, Argentina – han golpeado duramente a las democracias y a las fuerzas populares de esos países. Latinoamérica ha sido el continente que ha tenido la mayor cantidad de gobiernos neoliberales y en sus modalidades más radicales.

Nuevo momento para los bicentenarios independentistas

Entre 2008 y 2009, con el propósito de conmemorar el bicentenario del inicio de los procesos independentistas en América Latina frente al coloniaje español, se organizaron los “comités del bicentenario” en diversos países de la región. El de Ecuador se instauró por Decreto Ejecutivo el 15 de abril de 2008.

Juan J. Paz y Miño-Cepeda / Firmas Selectas de Prensa Latina

Se tomaron, como eje de las conmemoraciones, las rebeliones y Juntas Soberanas entre 1809 y 1812, debido a que los pioneros procesos independentistas estallaron en Chuquisaca, La Paz (Bolivia) y Quito (Ecuador) en 1809, a los que siguieron los pronunciamientos de 1810 en México, Caracas, Santa Fe de Bogotá, Santiago de Chile y Buenos Aires.

Desde luego, la primera revolución independentista en Nuestra América Latina y el Caribe fue la de Haití, en 1804; pero cuando se conformaron los comités del bicentenario  -incluso  el “Grupo Bicentenario” que incluyó a España, El Salvador, Paraguay y Brasil, además de los países ya nombrados- se tuvo que admitir que la revolución haitiana no había merecido , en 2004, la atención debida. En la reunión del Grupo en Argentina  en 2010 se llevo a cabo un acto especial en homenaje a Haití.

sábado, 18 de enero de 2020

Del amor libre al temor a Dios

Una mirada censuradora vigila como el "gran hermano del pensamiento correcto" todos nuestros actos. Se han erigido tribunales reales y virtuales en los que reinan los jueces que dirimen lo correcto y lo incorrecto. Se escrutan las intenciones, los gestos, lo que se dijo sin decir, los pensamientos posibles, incluso las condiciones naturales de cada uno y de las que no se puede escapar.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Los años sesenta del siglo XX estuvieron teñidos por la rebeldía juvenil, desde las rebeliones urbanas de la Francia del 68, que  llenó las paredes de París de grafitis con mensajes punzantes, hasta las manifestaciones estudiantiles de México que culminaron con la matanza de Tlatelolco. Desde la resistencia  del peace and love del movimiento hippie que se apoderaba de los campus universitarios californianos, hasta la guerrilla del Che en Bolivia, formada por jóvenes ninguno mayor de 40 años.

Naturaleza, trabajo y humanidad

Únicamente cuando sea superada la apropiación privada del producto social será posible para los humanos mantener con la naturaleza una relación tan armónica como las que mantengan entre sí en su vida social.

Guillermo Castro H. / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

El objeto que considerar es en primer término la producción material. Individuos que producen en sociedad, o sea la producción de los individuos socialmente determinada: este es naturalmente el punto de partida.
 Karl Marx, Grundrisse, 1857.

El pensar marxista ha tenido una limitada participación en el desarrollo del moderno ambientalismo latinoamericano. Se pueden invocar múltiples razones para ello.

En nuestra América, el desarrollo del ambientalismo adquirió un carácter sostenido a partir de la década de 1980. En su primer momento, lo hizo a partir de diversos intentos de someter a crítica la teoría del desarrollo imperante en nuestra región desde la década de 1950, en la perspectiva de lo que para fines de esa década vendría a ser conocido como el desarrollo sostenible. [1]

Guatemala: cuatro años más de lo mismo

Es  Alejandro Giammattei un gobernante más impuesto por los mismos sectores de la derecha que han hundido al país desde 1954. Queda por despejar la incógnita  de si destronará a Jimmy Morales del triste título de ser el peor Presidente que Guatemala ha tenido en su historia. Hagan sus apuestas.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

Se fue Jimmy Morales y llega Alejandro Giammattei. Revisando las notas de prensa sobre el traspaso presidencial en Guatemala, advierto con desconsuelo que desde 1986, cuando Guatemala salió de las dictaduras militares, el ritual de la transferencia sigue una regularidad asombrosa. El nuevo presidente llega con las esperanzas puestas de un cada vez más minoritario  sector de la población y un escepticismo de otro  cada  vez más mayoritario. El nuevo mandatario hace promesas mientras el anterior sale por la puerta de atrás con gran desprestigio y a menudo con la expectativa  probable de la cárcel. El partido que lo llevó a la presidencia  tiene fecha de caducidad y pronto entrará en la larga lista de siglas que terminan siendo olvidadas y enterradas. Eso sucedió con un partido que era vigoroso como la Democracia Cristiana, incluso sucedió con el FRG de Portillo/Ríos Montt, con el PAN de Arzú, con la Gana de Berger, el Patriota de Pérez Molina,  sucederá con el FCN de Morales y es más que probable que suceda con el Vamos de Giammattei. La excepción hasta el momento es la UNE de Álvaro Colom, amenazada no con la extinción sino con la suspensión del registro.

Nuevo presidente en Guatemala: ¿y ahora?

Desde el pasado martes 14 de enero hay nuevo mandatario en Guatemala: asumió Alejandro Giammattei como presidente. ¿Qué esperar?

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

En la asunción del presidente anterior, Jimmy Morales, en 2016, la población tenía grandes expectativas; se venía de grandes manifestaciones (urbanas, clasemedieras, sin propuesta real de transformación, debe aclararse), que habían dado la sensación de cierto “poder popular”. Con el binomio presidencial de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti preso, se podía creer que había comenzado una auténtica lucha contra la corrupción. Los cuatro años de mandato del ahora saliente ex comediante mostraron que no era así. De todos modos, las expectativas de entonces eran muchas, y dado que el gobierno de Estados Unidos, con Barack Obama a la cabeza, mantenía un discurso de modernización y transparentización para los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador), todo contribuía a albergar esperanzas.

Choque de trenes en el sureste mexicano

El rechazo indígena a las grandes obras de infraestructura de la 4T, que tiene tras de sí una larga historia, anticipa un inevitable choque de trenes en el sureste mexicano. Los inversionistas privados saben lo que implica esta colisión.

Luis Hernández Navarro / LA JORNADA

Hace meses, en mayo de 2019, los gobiernos federal y estatal inauguraron en el Istmo de Tehuantepec el parque Energía Eólica del Sur y las subestaciones eléctricas Arquitecto Ignacio Chávez y José Eduardo Ramírez Briseño. Entre protestas de los pobladores, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, ofreció que la administración federal respetará la voz de los pueblos originarios y que ningún proyecto se realizará sin su aprobación.