sábado, 25 de junio de 2022

En Colombia ya hay una revolución

 Los hechos que se derivan del resultado de esta elección, que hemos catalogados como revolucionarios y que se inscriben en tendencias que cada vez se afirman más en Latinoamérica, sí que tendrán repercusiones en la afirmación de grupos sociales cada vez más visibles en la vida política.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

Sin que la coalición Pacto Histórico haya asumido el poder a través de sus candidatos a la presidencia y la vicepresidencia, en Colombia ya se produjo una revolución por dos razones: la primera tiene que ver con el hecho de que por primera vez en su historia hayan sido desbancados los tradicionales grupos de la derecha que se han mantenido en el poder (nunca dicho más literalmente) a sangre y fuego. Sucede, además pero por eso mismo, en el país que los Estados Unidos tienen como su bastión de su política exterior para Latinoamérica y donde los lideres sociales son asesinados a mansalva. 

Colombia, punto de inflexión

 El triunfo de Petro debe ser interpretado como la continuidad en las urnas electorales de las grandes protestas  antineoliberales  que en Colombia se observaron en 2019-2020 y luego en 2021.

Carlos Figueroa Ibarra / Para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

El domingo 19 de junio de 2022 fue un día histórico en la vida política de Colombia. Un candidato de las fuerzas progresistas por primera vez  en la historia de ese país, ganó la presidencia de la república. Con casi el 51% de los votos y con una alta participación electoral (58%) Gustavo Petro  y Francia Márquez gobernarán a dicho país los próximos cuatro años. La victoria rompe  con más de doscientos años de predominio conservador el cual a menudo se ha expresado a través de la represión más feroz.

Populismo y progreso en nuestra América

 El populismo tiene una larga trayectoria en la historia política del sistema mundial. Ahora, la transición en curso de la fase internacional de ese sistema hacia una fase nueva, aún en definición, trae de vuelta al término a la vida política.

Guillermo Castro H. / Para Con Nuestra América
Desde Alto Boquete, Panamá

En este regreso, el uso del término ha dado un giro. Si para fines del siglo XIX el populismo designó movimientos populares que demandaban transformaciones sociales y políticas de gran relevancia, ahora designa una corriente reaccionaria surgida de la descomposición del neoliberalismo. Al propio tiempo, el análisis del populismo pasa ahora de su comprensión como proceso histórico a la búsqueda su lugar en modelos formales de interpretación de la crisis del neoliberalismo en el plano político y cultural.

El progresismo gana terreno en nuestra Abya Yala

 Pese a todas las limitaciones de los gobiernos progresistas, lo cierto es la apertura al necesario pluralismo para que nuestras democracias sean la expresión de las formas ideológicas de nuestros pueblos. 

Abdiel Rodríguez Reyes / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

El hombre unidimensional de Herbert Marcuse termina con una cita de Walter Benjamin: “Sólo por amor a aquellos sin esperanza nos es dada la esperanza”. En ese sentido, el amor se constituye un factor político de cohesión. Los nadies “los dueños de nada” como aquel poema de Eduardo Galeano que Francia Márquez hace suyo, son el motor para los cambios en nuestra Abya Yala. 

Confrontación social: historia permanente

 En la historia de las repúblicas y Estados nacionales de América Latina existe una dialéctica sumamente compleja y al mismo tiempo rica entre las confrontaciones políticas y las confrontaciones sociales, que además también demuestran sus propias particularidades.

Juan J. Paz-y-Miño Cepeda / www.historiaypresente.com


Durante el siglo XIX el poder político se edificó sobre la dominación de clases minoritarias de terratenientes, comerciantes y banqueros, en países con economías agrarias y mineras, primario-exportadoras y precapitalistas. Predominaron los conflictos políticos entre conservadores y liberales, como fracciones de las mismas clases hegemónicas, pero también hubo otras expresiones: guerras por fronteras, reivindicaciones regionales y regionalistas, centralismo o federalismo, enfrentamientos entre militares y civiles a través de sus respectivos caudillos, pugnas entre intereses particulares de los distintos sectores privados. 

El Congreso Anfictiónico de Panamá. La unidad latinoamericana, ¿Utopía bolivariana o posibilidad real?

 La aspiración bolivariana a la unidad y la libertad de nuestras naciones no pereció con el Libertador, ni mucho menos con el Congreso Anfictiónico, por el contrario, se ha mantenido firme y permanente entre nuestras clases populares y trabajadoras, entre los explotados del continente.

Olmedo Beluche / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Entre el 22 de junio y el 15 de julio de 1826, se reunió en Panamá el Congreso Anfictiónico, el cual tenía el gran objetivo de crear una confederación de los pueblos iberoamericanos, desde México hasta Chile y Argentina. Era el momento cumbre de las revoluciones independentistas hispanoamericanas. Simón Bolívar y el mariscal Antonio Sucre, acababan de liberar el Alto Perú (Bolivia), último bastión del realismo español en el continente. Salvo Cuba y Puerto Rico, toda la América hispana era finalmente libre, luego de décadas de sangrientas guerras contra el poder colonial.  

Argentina: Ese fenómeno llamado Milei

 Maestro en el arte de provocar, sus ojos celeste siempre tienen una expresión de “yo no fui”, gesto que le permite decir la barbaridad más delirante con gestos exaltados como para atemorizar o directamente, eludir la réplica; replica que, desde el más elemental sentido común puede desbaratar su fuego de artificio. 

Roberto Utrero Guerra / Especial para Con Nuestra América
Desde Mendoza, Argentina

Argentina, país generoso si los hay, viene generando algunos dirigentes dignos de ser analizados o, más detenidamente, preguntarse por qué se originan, desarrollan y logran instalarse en el poder ejecutivo o legislativo, dado que en el poder judicial no prospera el disparate ni la iracundia. Todos responden a la derecha o la extrema derecha, cuestión que el vulgo simplemente distingue como “más papistas que el Papa”. Es el caso de Javier Milei, el diputado de La Libertad Avanza, cuyas declaraciones incendiarias generan polémica cada vez que las realiza. Su espacio se dice conservador en lo social y liberal en lo económico.

Los hijos de la pobreza

 He aquí un grave problema para el país: una economista investigadora de la Universidad Diego Portales, analizando el último censo encontró una alta proporción de niños que viven en la pobreza y también alta proporción que viven en la extrema pobreza. En efecto, según   esta investigación el 6,6% niños y niñas menores de 7 años  son de pobreza extrema y el 9,9% son de pobreza no extrema.

Manuel Barrera Romero / Para Con Nuestra América
Desde Chile

En cuanto a los menores de 18 años el 9,8% son de pobreza no extrema y el 5,9% son de extrema pobreza. Recado importante para nuestros gobernantes y parlamentarios. Un indicador del poco interés que ha tenido este tema es que la escasa información actualizada. Tanto en América Latina como en el Caribe. Las informaciones de CEPAL al respecto datan de su informe ”Panorama Social de América Latina 2013”De tal informe hemos tomado los siguientes datos: “En 17 países de América Latina 40,5% de los niños,  niñas y adolescentes (70,8 millones) se encuentran en situación de pobreza 16,3% en extrema pobreza(28,3 millones), según datos de 2011. Es decir, uno de cada seis niños es extremadamente pobre en la región”.

Cómo puede Estados Unidos perder la nueva guerra fría

 Si Estados Unidos se va a embarcar en una nueva guerra fría, tiene que comprender qué necesita para ganarla. Las guerras frías se ganan en última instancia con el poder blando de la atracción y la persuasión.

Joseph E. Stiglitz / LA JORNADA


Parece que Estados Unidos ha iniciado una nueva guerra fría con China y Rusia a la vez. Y la dirigencia estadunidense la presenta como una confrontación entre la democracia y el autoritarismo, lo cual resulta sospechoso, sobre todo cuando esa misma dirigencia corteja activamente a un violador sistemático de los derechos humanos como Arabia Saudita. Esta hipocresía hace pensar que, al menos en parte, lo que está en juego aquí es la hegemonía global más que una cuestión de valores.

Pandemia, ¿y después?

 Desde inicios del 2020 hemos padecido la pandemia de Covid-19; la misma lleva causadas 7 millones de muertes, aunque a decir de la Organización Mundial de la Salud -OMS- la cifra real sería el doble, dados los sub-registros.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Hoy día, vacunación mediante, lo peor de la crisis sanitaria ha pasado, aunque la pandemia no ha terminado; más aún: expertos en el tema hablan de la perspectiva de otras nuevas. El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó a fines del 2020 la posibilidad, por no decir la seguridad, de la ocurrencia de nuevas pandemias en un futuro inmediato: “La historia nos muestra que no será la última pandemia. (…) La pandemia reveló los estrechos vínculos entre la salud de las personas, los animales y el planeta (…) Todos los esfuerzos para mejorar los sistemas sanitarios resultarán insuficientes si no van acompañados de una crítica de la relación entre los seres humanos y los animales, así como de la amenaza existencial que representa el cambio climático, que está convirtiendo la Tierra en un lugar más difícil para vivir.

El efecto de un bicho diminuto

 Privados de información precisa y confiable, la pandemia sigue avanzando.

Carolina Vásquez Araya / https://carolinavasquezaraya.com

De nada sirven las alertas cuando nuestro impulso vital es regresar a la normalidad, reunirnos con las amistades y la familia o disfrutar de las actividades culturales que habíamos dejado a un lado. Eso es precisamente lo que me ha sucedido. A pesar de haberle hecho el quite al contagio durante toda la pandemia, hasta hace un par de días comencé a experimentar los síntomas y tomé conciencia de mi descuido. Al fin, estoy viviendo sus efectos. Sin embargo y pese a las advertencias sobre la alta incidencia del contagio, reconozco cómo la falta de certeza sobre sus alcances y la escasa información constante y actualizada nos han hecho relajar las medidas de precaución de manera progresiva, como un modo de olvidar sobre esta amenaza viral.

La espiritualidad y la defensa de la Tierra

La espiritualidad en un ser humano, aparece como resultado de su enfrentamiento, no de su fuga, con el mundo; brota de una conciencia, fruto de la reflexión introspectiva, profunda e íntima, sobre la incertidumbre, el no sentido de la existencia, la inconmensurabilidad del universo…

Víctor M. Toledo / LA JORNADA

Existe un cierto acuerdo sobre que en todo ser humano se conjugan cuatro dimensiones: la mental, la emocional, la corporal o física y la espiritual. Lo mental tiene que ver con el raciocinio, mientras que lo emocional con lo sentimental. Ambas dimensiones marcan razón y pasión, pensamiento y sentimiento, dando lugar en términos generales a la ciencia y al arte. Estas dos dimensiones hallan su base material en el cerebro que, a su vez, forma parte del cuerpo. La dimensión espiritual es la más difícil de definir e incluso de ser aceptada. Sin embargo, aunque parece la más inasible o etérea la dimensión espiritual puede ser definida como veremos.

sábado, 18 de junio de 2022

Guatemala y el lawfare: el caso del juez Miguel Ángel Gálvez

 En Guatemala se ceban contra el juez Miguel Ángel Gálvez, quien está llevando adelante el juicio conocido popularmente como del Diario Militar, en el que se está juzgando a responsables de desapariciones y asesinatos que aparecen consignadas en un documento conocido con ese nombre, que fue publicado por primera vez en mayo de 1999.

Rafael Cuevas Molina / Presidente AUNA-Costa Rica

La profesora, escritora y activista catalana Arantxa Tirado publicó en marzo de 2021 el libro titulado El lawfare: Golpes de Estado en nombre de la ley, en donde a través de un pormenorizado análisis muestra cómo esto que se conoce hoy como el lawfare se ha constituido en uno de los métodos preferidos para impedir el acceso o desbancar del poder a políticos progresistas o de izquierda, especialmente en América Latina.

Colombia, el poder de la palabra contra la muerte de la inteligencia

 Detrás de  Hernández,  que es  solamente una “figurilla” (parafraseando a Jules Fucick), se encuentra Álvaro Uribe Vélez, el arquitecto y conductor de la derecha neofascista colombiana.

Carlos Figueroa Ibarra / Para Con Nuestra América

Desde Puebla, México


Hace unos días tuve la oportunidad de escuchar  un soberbio  discurso de Gustavo Petro  pronunciado hace algunos años. En ese discurso, Gustavo Petro enarboló el poder de la palabra dicha y el de la palabra escrita. El de la palabra dicha, aquella que fue verbo poderoso en labios  del mártir Jorge Eliecer Gaitán. El de la palabra escrita, aquella que plasmó en sus libros Gabriel García Márquez. Jorge Eliecer Gaitán, fue alcalde mayor de Bogotá y como tal, fundó la primera feria del libro en aquella ciudad en 1937. Gabriel García Márquez, huyó del incendio observado en el centro de Colombia después del asesinato de Gaitán. 

Colombia: Para que la dignidad se vuelva costumbre

 El cambio que plantea Petro y el Pacto Histórico busca recuperar al país de la crisis económica, social y humanitaria y plantea medidas concretas para superarla.

Consuelo Ahumada / Para Con Nuestra América
Desde Colombia


Más allá de los estrechos círculos palaciegos, existe amplio consenso en cuanto al desastre que representó este gobierno. Además de ponerse al servicio incondicional del Ubérrimo, superó con creces todos los récords de ineptitud, indolencia, torpeza, intriga y servilismo. Hizo del cinismo su divisa y en esto no dejará de lucirse hasta el último día de su mandato.

Incertidumbre electoral Colombia

 La situación de la economía hace ver que si la mayoría del pueblo colombiano concurre a las urnas, sin duda darán su voto por un cambio más profundo y no únicamente cosmético. Desde esa lógica, Gustavo Petro podrá salir triunfador el domingo 19 de junio de 2022

Adalberto Santana
 / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de México

Este domingo 19 de junio se desarrollará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en  Colombia. Dos son los candidatos que se enfrentan en la pugna electoral para definir quién será el próximo presidente. Los últimos sondeos reconocidos por gran parte de los sectores políticos y analistas señalan que materialmente hay un empate técnico entre Gustavo Petro del Pacto Histórico y Rodolfo Hernández de la Liga de Gobernantes Anticorrupción.