sábado, 14 de julio de 2018

Nicaragua: pragmatismo, alianzas y geoestrategia

En las actuales circunstancias, incluso con el gran desgaste que ha sufrido el sandinismo orteguista, es posible que ante unas elecciones las volviera a ganar, porque lo tiene al frente es un archipiélago inconexo repleto de ambiciones personales y sin proyecto alternativo.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA Costa Rica

Para el sandinismo nicaragüense, la derrota electoral de 1990 constituyó un verdadero trauma porque nunca pensó que perdería. Fue, también, y es lo que ahora nos interesa, una lección que una parte suya supo aprender.

La lección asimilada, que se resolvió en estrategia política hacia el futuro, entroncó con una práctica que ya les había dado frutos en el pasado reciente: la necesidad de la negociación que llevara a alianzas que permitieran acceder y sostenerse en el poder. Las más importantes negociaciones que les habían rendido frutos eran, primero, la que llevaron adelante entre las tres vertientes del mismo sandinismo a finales de la década de los 70, y que permitió conjuntar fuerzas y apoyos para el impulso final de la guerra que los llevó al poder; la segunda, la que llevaron a cabo con la Contra.

Fidel y América Latina, hace un cuarto de siglo

Nuestros grandes enemigos, a saber, el imperialismo, el neocolonialismo y el neoliberalismo,  no fueron derrotados totalmente y han regresado, al decir de José Martí, como el tigre espantado por el fogonazo, que ataca en la noche “con zarpas de terciopelo”. Como siempre, el qué hacer es la pregunta que nos interpela.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

En una coyuntura compleja y delicada para la construcción de democracias populares, participativas y profundas en nuestra América, agudizada por el avance de la restauración neoliberal conservadora, el ascenso de una nueva derecha que apuntala su alianza con los grupos religiosos neopentecostales, y por la persecución sistemática de dirigentes sociales y expresidentes críticos del neoliberalismo (a partir de la acción concertada entre el poder mediático y un cada vez menos independiente poder judicial), el Foro de Sao Paulo se reunirá en La Habana, Cuba, entre el 15 y el 17 de julio, para deliberar sobre los desafíos y oportunidades de las izquierdas en nuestra región.

Progresismo: la oleada que empieza

Los acontecimientos pronto han mostrado que el llamado progresismo que ‑mutatis mutandis‑ brotó a comienzos de siglo por varios puntos de América Latina estuvo lejos de constituir un “ciclo” y haberse acabado. Y mucho más de haber sido mero efecto de una oscilación de los precios internacionales de las materias primas.

Nils Castro / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

Al inicio de los años 90, la primera gran ofensiva neoliberal se potenció con el colapso soviético y, además de imponer grandes cambios de política económica, asimismo articuló un extendido tsunami ideológico, que unas izquierdas divididas y desorientadas malamente pudieron enfrentar. Ni esa política ni los efectos culturales de este tsunami han concluido; la crisis global aflorada en 2008 desenmascaró al neoliberalismo sin remplazarlo todavía.

Brasil desempata

Si la izquierda gana en Brasil, América Latina podría emerger de sus procesos electorales con una nueva fisonomía y dar comienzo a un nuevo ciclo antineoliberal y de integración regional.

Emir Sader / Página12

El calendario electoral latinoamericano del 2018 incluía disputas importantes que podrían cambiar la fisionomía política del continente. El año empezaba en el marco de la contraofensiva conservadora, con esa tendencia siendo confirmada o cuestionada según los resultados electorales, por lo que representaría la continuidad o el cambio de gobierno en países muy importantes a nivel regional.

Estaban previstas elecciones en México, Brasil, Colombia y Venezuela, además de Costa Rica y Paraguay. A mitad de año, casi todas las elecciones ya fueron realizadas, siendo posible analizar las tendencias predominantes. En las elecciones en los países de más peso han triunfado, en México y en Venezuela, la izquierda, mientras que la derecha ganó en Colombia. En los otros dos países, Paraguay y Costa Rica, ha triunfado la derecha.

México: Sabor a victoria

El triunfo de ahora es distinto al que mi generación soñó. Pero es una conquista extraordinaria.  Por ello, habiendo probado la hiel de la derrota, hoy no puedo sino celebrar la dulzura de la victoria.

Carlos Figueroa Ibarra / Especial para Con Nuestra América
Desde Puebla, México

Escribo estas líneas después de haber despertado en el amanecer del 2 de julio de 2018. Ha sido temprano pese al desvelo con el que culminó un día largo y lleno de tensiones, alegrías e incertidumbres. No lo he soñado. Es cierto. Ganamos. En mi trinchera, Puebla, hemos vivido el 1 de julio una jornada llena de violencia, urnas robadas, asesinatos, compra de votos, acarreos. Puebla vivió ayer los coletazos de una bestia herida que se resiste a morir como consecuencia de la marea progresista que ha generado Andrés Manuel López Obrador en todo el país. Pero todo ello, no nos ha quitado la satisfacción mayor: ganamos. Andrés Manuel es el presidente electo de México con una votación de más del 50% de los sufragios. Probablemente tendremos mayoría en el senado y en la cámara de diputados. Hemos ganado al menos cinco de las nueve gubernaturas que estuvieron en disputa.  Morena y sus aliados han amanecido con el hecho de que serán gobierno no solamente a nivel nacional y en algunas entidades,  sino en cientos de ayuntamientos, a lo largo y ancho de todo el país. Hemos despertado pues, sabiendo a lo que sabe el sabor de la victoria.

México: Ecos de la elección

La llama de esperanza que hoy alienta a millones de mexicanos, sólo podrá mantenerse encendida con la extensión de la conciencia social y la organización del pueblo para defender sus derechos, conquistas y anhelos.

Cristóbal León Campos / Especial para Con Nuestra América
Desde Mérida, Yucatán. México

I
La esperanza instaurada en el proyecto de reformas que encabeza Andrés Manuel López Obrador, dio muestra de fuerza con un triunfo histórico en números y forma, la mayoría del electorado salió el pasado primero de julio para hacer realidad sus deseos de poner fin a un régimen basado en la corrupción, el cinismo y la impunidad. La caída del PRI en todos los sentidos, es muestra del cansancio de un pueblo que retoma la ilusión de mejores condiciones de vida, La coyuntura es de suma relevancia, el voto mayoritario a favor de AMLO y de Morena fue respetado como no había sucedido en las elecciones anteriores, la voluntad popular en este sentido ha vencido, eso significa un avance, no hubo caída del sistema a nivel federal, pero el camino hacia una verdadera democracia aún es muy largo. La esperanza es motor de un nuevo periodo en la historia de México.

AMLO: “Por el bien de todos, primero los pobres”

Toda América Latina celebró el triunfo de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el mundo aplaudió la madurez de los mexicanos decididos a enrumbar su país en una dirección que favorece a una población que supera los cien millones de habitantes. El presidente electo dijo que en su gestión todos tendrían cabida, con especial énfasis en los pobres y humildes.

Marco A. Gandásegui, h. / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad Panamá

El triunfo de AMLO en México presenta dos retos. Por un lado, una estructura social a lo interno del país que ha sido destrozada por las políticas neoliberales impuestas al país azteca por más de 30 años. Como consecuencia emergió una alianza política entre una nueva oligarquía concentradora del poder económico, una estructura política corrupta y una red mafiosa ligada al narcotráfico. La destrucción del agro y el desmantelamiento de la industria, por esta ‘santa alianza’, creó una enorme masa de población sobrante (desempleada) que se dirigió a EEUU en busca de trabajo.

Gana López Obrador en México: ¿hay esperanza?

En México, por un amplio margen, acaba de ganar las elecciones el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional -MORENA- Andrés Manuel López Obrador. El campo popular en su sentido más amplio y la izquierda -mexicana y mundial- lo festejan.

Marcelo Colussi / Para Con Nuestra América
Desde Ciudad de Guatemala

Incluso hubo quien dijo que esto muestra que de ningún modo está terminado el ciclo de los gobiernos progresistas en Latinoamérica, tal como los resultados electorales de varios países lo pudieran hacer pensar, con el retorno de propuestas abiertamente neoliberales y la caída/salida de administraciones de centro-izquierda (Argentina, Brasil, Ecuador, Paraguay).

Por supuesto que es para saludar la llegada de aire fresco a la casa presidencial. De hecho, México es un referente en Latinoamérica, y su peso político influye considerablemente en el sub-continente. Más allá de todo lo que pueda decirse de la propuesta de López Obrador, está claro que no es el neoliberalismo descarado, una visión ultra-derechosa de las cosas, un proyecto antipopular. Saludémoslo entonces.

Nicaragua: “Los enmascarados son de los dos bandos”

Jacinto Suárez, una de las más influyentes figuras del sandinismo, responsabiliza a la oligarquía, Estados Unidos y el narcotráfico de complotar un golpe de Estado en contra de su partido. El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso justifica el uso de paramilitares y advierte que la ciudadanía tiene derecho a defenderse de “los otros”, los que exigen la salida del presidente Ortega.

Carlos Dada / elfaro.net

Jacinto Suárez
En Nicaragua, los medios de comunicación que no pertenecen al Gobierno suelen estar copados de voces que piden la salida del presidente Daniel Ortega, pero hay muy pocas voces sandinistas. La responsabilidad recae principalmente en el Frente Sandinista y en los funcionarios públicos. No hablan con periodistas. La versión oficial suele ser una y entregada directamente por la vicepresidenta a través de sus propios medios de comunicación.

Es por ello que adquiere mayor relieve una entrevista con Jacinto Suárez, uno de los hombres más influyentes en el FSLN. Suárez preside la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso nicaragüense, pero es además el hombre a cargo de las relaciones internacionales del partido y, como tal, el representante sandinista ante el Foro de Sao Paulo.


Argentina: despido en Télam que agravia la cultura

Tan injusto y arbitrario  como el resto  de las más de trescientas cincuenta cesantías ordenadas por el ingeniero Hernán Lombardi en la agencia de noticias Télam, notificadas días atrás, es el despido del destacado fotógrafo gráfico Carlos Brigo al que no tengo el honor de conocer personalmente. Sin embargo  yo como  muchos otros, recuerdo y admiro en él su arte comprometido con las causas nacionales y populares.

Carlos María Romero Sosa / Especial para Con Nuestra América
Desde Buenos Aires, Argentina

Sin ir más lejos, Brigo nos emocionó hace poco, igual que a tantos compatriotas, al inmortalizar con su cámara el velatorio del sacerdote Luis Farinello, que cumplió su apostolado en los barrios más marginales de los empobrecidos cordones suburbanos  bonaerenses; nos llenó de rabia e impotencia con sus tomas de la actuación policial frente a manifestantes sin palos ni caras tapadas reprimidos en el contexto del tan mentado protocolo contra los piquetes o nos trasmitió el más noble  sentimiento de patriotismo –“Amar la patria es el amor primero/ y es el postrer amor después de Dios,” escribió en un soneto el padre Leonardo Castellani- con sus instantáneas de multitudes portando  la bandera argentina en las marchas recientes contra el FMI reunidas ante el convencimiento que “la Patria está en peligro”.

Marx y la inequidad social en América Latina

América Latina revive una época en la cual los intereses privados se imponen frente a los intereses nacionales y estatales, con lo que las diferencias sociales nuevamente recuperan posiciones e impiden que la región deje de ser la mas inequitativa en el mundo. 


Juan J. Paz-y-Miño Cepeda / Firmas Selectas de Prensa Latina


De acuerdo con múltiples estudios y particularmente los que la Cepal (Comisión Económica para América Latina) ha publicado, nuestra región es la más inequitativa del mundo, por cuanto la mayor parte de la riqueza se concentra en pocas personas, en tanto la enorme mayoría de latinoamericanos recibe solo la parte menor del valor generado y hay millones que continúan viviendo en la pobreza y hasta en la indigencia.

La explicación científica de las diferencias sociales latinoamericanas exige, como punto de partida, acudir a la historia. Esta es, además, una exigencia del marxismo como teoría y al mismo tiempo como metodología de investigación.

La guerra comercial entre EEUU y China expresa los problemas del capitalismo mundial

Trump y su proteccionismo descoloca a los organismos internacionales y a sus mentores ideológicos, contraponiendo sus propuestas contra el sentido común neoliberal construido por cuatro décadas luego de la crisis de los setenta.

Julio C. Gambina / ALAI

El viernes 6/7/2018 EEUU impuso aranceles a las importaciones provenientes de China por 34.000 millones de dólares. La inmediata respuesta china fue de réplica y por el mismo importe.

La escalada proteccionista amenaza a multiplicar ese monto por varias veces, trascendiendo la relación bilateral y afectando al propio capitalismo como sistema mundial.

Guerra comercial: no es el comercio, es la guerra

En la lógica de las superpotencias, el poder económico y el poder militar están estrechamente ligados. No hay superpotencia militar sin un gasto económico astronómico ni hay poderío económico sin una hegemonía militar.

Jorge Majdfu / Rebelion

La lógica histórica indica que los países, sobre todo las grandes potencias económicas, no realizan cambios de políticas dramáticas al menos que exista una crisis en curso de la que se quiere salir desesperadamente o se haya realizado una previsión de un escenario indeseado a largo plazo.

Aunque en Estados Unidos deberíamos aprontarnos para una recesión en un par de años, no se puede decir que una recesión es una crisis. Por el contrario, tanto el presidente Trump como todos los economistas del gobierno y de los think tanks más reconocidos (expertos en equivocarse, pero esa es otra discusión), sólo insisten en augurar la continuidad del crecimiento económico, más o menos al ritmo que lo había hecho durante los años de Obama e, incluso, algo más.

sábado, 7 de julio de 2018

Ecuador: ahora le tocó a Correa

Como en una cacería fue perseguido el expresidente Rafael Correa por el sistema judicial ecuatoriano desde que dejó la presidencia. A la tercera, la trampa se cerró y puso en funcionamiento un mecanismo que busca dejarlo fuera de la política ecuatoriana.

Rafael Cuevas Molina/Presidente AUNA-Costa Rica

Pocas veces se ha visto tamaña traición como la que ha perpetrado Lenin Moreno. No es una traición solamente a Rafael Correa su mentor, sin el que con toda seguridad no habría llegado a la presidencia de su país; es una traición al partido Alianza País, al movimiento social ecuatoriano y a todos los que, en toda América Latina le apoyamos pensando en que continuaría la tarea emprendida por su antecesor.

México y López Obrador: un triunfo histórico

Con una votación histórica e inobjetable, y con mayoría en las dos cámaras –Senado y Congreso-, el nuevo gobierno enfrentará el desafío de levantar al país de una de sus más graves crisis, y particularmente, de poner en marcha la reconstrucción del proyecto nacional, la cuarta transformación de México.

Andrés Mora Ramírez / AUNA-Costa Rica

El triunfo arrasador de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio, en las que obtuvo más el 53% de los votos, más del doble de los consignados por el segundo lugar, deja pocas dudas sobre la voluntad del pueblo mexicano de emprender un cambio de rumbo, ahora por caminos distintos a los del proyecto neoliberal instaurado desde la década de 1990, y cuyos antecedentes se remontan a las crisis de 1976 y 1982, y a las falsas soluciones implementadas por los gobiernos del PRI que acabaron por someter el país a los dictados de los organismos financieros internacionales.

Triunfo indiscutible de López Obrador

La victoria electoral de AMLO es el triunfo de las fuerzas progresistas, de la espera y de la acumulación de fuerzas de la centro izquierda mexicana. Este momento es el resultado  de la construcción de correctas alianzas políticas, que a casi 50 años de haber irrumpido en  1968 el movimiento estudiantil mexicano, generó grandes expectativas para  la transformación democrática de México.

Adalberto Santana / Especial para Con Nuestra América
Desde Ciudad de México

El domingo 1º. de julio de 2018 es una fecha histórica para México y América Latina por el triunfo del candidato de la Coalición “Juntos Haremos Historia”,  integrada  por los partidos del Trabajo (PT), Encuentro Social (PES)  y Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Es sin lugar a dudas un triunfo indiscutible, o si se prefiere, es la crónica de una elección largamente anunciada. Proceso electoral que seguramente fortalecerá la serie de cambios que en el siglo XXI va mostrando el fortalecimiento de los gobiernos y mandatarios progresistas de la región latinoamericana.

Nuestra América comienza en México

Frente a la grave situación impuesta por las oligarquías locales en países ampliamente influyentes en el continente, como es el caso de Brasil, México se convierte a partir de ahora en un rayo de luz y esperanza para los sectores tradicionalmente  empobrecidos y marginados.

Arnoldo Mora Rodríguez / Especial para Con Nuestra América

La modernidad, entendiendo por tal el fin de la Edad Media y el inicio  de la hegemonía mundial del Occidente cristiano, comenzó en México con la conquista  en 1521 de  Tenochtitlan, la más poblada y bella ciudad del mundo de la época, batalla  épica y magistralmente narrada por el escritor costarricense José León Sánchez. Esta histórica batalla fue ganada por el conquistador español Hernán Cortés  a los aztecas, el pueblo originario de lo que hoy es México.

Oxígeno para la izquierda

López Obrador ha sido claro en señalar que México retornará a su tradicional y respetada política internacional de no intervención en los asuntos internos de otros países y de respeto a la soberanía de los Estados. Esa definición constituye por si misma una valiosa defensa de naciones que hoy se ven acosados por el imperialismo como Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

Manuel Cabieses / Rebelion

Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México
La clamorosa victoria de Manuel López Obrador en México, el primer triunfo de un candidato de izquierda en la historia de ese país, constituye el inicio de un nuevo ciclo en la lucha social y política de América Latina. Los más de 20 millones de López Obrador el 1 de julio estuvieron precedidos por los 8 millones de votos de Gustavo Petro en las elecciones del 17 de junio en Colombia. Un segundo lugar también histórico que entrega a la Izquierda colombiana la responsabilidad de impedir las intenciones belicistas contra Venezuela del Gobierno oligárquico Duque-Uribe y de preparar la definitiva victoria popular en cuatro años más.